La seguridad de los chicos, la pueden aprender

Publicado el 23 septiembre, 2009 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail
Seguridad en Internet

Seguridad en Internet

Si atendemos a la definición de la palabra “Pornografía” que aparece en los diccionarios, descubrimos que su finalidad básica puede resumirse en dos funciones principales: “producir excitación erótico-sexual y, actuar como forma de liberación ante sociedades represivas de la sexualidad”.

Pues bien, nadie puede negar que hace 30 años, existía una cierta represión frente a todo lo referido al sexo y sus formas de expresión. Pero en la actualidad, nadie puede afirmar que en nuestra sociedad se esté reprimiendo la sexualidad. Los quioscos de prensa, los vídeo clubs, los sex-shops, las salas X y las cadenas de televisión no se andan con miramientos a la hora de ofrecer sexo. Tanto es así que en Junio de 1994 se hizo necesario aprobar una ley en las Cortes cuyo Artículo 17, Capítulo IV, titulado: “De la protección de los menores”, recoge entre otras cuestiones que : “La emisión de programas susceptibles de perjudicar al desarrollo físico, mental o moral de los menores y, en todo caso, de aquellos que contengan escenas de pornografía o violencia gratuita sólo podrán realizarse entre las 22.00 y las 6.00, y deberán ser objeto de advertencia sobre su contenido por medios acústicos y ópticos”.

Por tanto, y dicho lo anterior, la única función que justificaría la existencia de la pornografía sería la de:” producir excitación erótico-sexual”, como se enunciaba en al definición.

Ahora bien, diversas formas de pornografía actual se han alejado peligrosamente de su función primigenia, dejando atrás el término “erótico-sexual” y llegando a la “criminalidad-sexual”. Nos estamos refiriendo, en este caso, a la presencia de videos y revistas cuyos mensajes van dirigidos a estimular la consecución de conductas consideradas delictivas. No se trata ya de una cuestión de tolerancia porque no son publicaciones inofensivas.

En cuanto un niño empieza a hablar se le puede enseñar unas normas básicas para garantizar su seguridad.

Recuerde que los pedófilos y pederastas no buscan llamar la atención y si un niño/a no reacciona como ellos esperan posponen su acción o buscan otro objetivo.

Estas son las normas básicas que lo/as niño/as deben conocer:

. Si estás en un lugar público y te separas de tus padres, no empieces a dar vueltas buscándolos. Ve inmediatamente a un punto de encuentro donde puedan anunciar que estás perdido.

. No debes nunca meterte en un coche o ir con alguien sin que tus padres te hayan autorizado.

. Si alguien te sigue a pie o en coche aléjate de ellos. No necesitas acercarte al coche para hablar con ellos. Si salen del coche vete.

. Si alguien te llama desde un coche para preguntarte algo no debes acercarte para hablar con ellos.

. No hagas caso si alguien te pide que le ayudes a buscar a su perrito que se le ha perdido o alguien que te dice que tus padres están en apuros y que él te llevara adónde están ellos: Los adultos que necesitan ayuda no deben pedírsela a un niño sino a otro mayor.

. Si alguien te fuerza a ir a algún sitio trata de huir y grita: “¡Este hombre/mujer me quiere llevar!” o “¡Este hombre/mujer no es mi madre /padre!”.

. Ve siempre con alguien, procura no ir solo. No te quedes jugando sólo en la calle o en el parque, puedes hacerlo mejor en casa.

. Pide permiso a tus padres para salir del jardín o de la zona de juego en la que estés. No debes salir sin que tus padres sepan donde vas.

. Si tus padres no van a ir a buscarte debes tener con ellos una contraseña para identificar a la persona que va a ir a buscarte: una palabra que esa persona debe decirte para que tú sepas que es cierto que le envían tus padres. (Recuerde que en muchas ocasiones el explotador no es un extraño. En cerca del 50% de las violaciones a menores el agresor era conocido y formaba parte del entorno familiar y/o de amistades de los padres )

10 º . Nunca hagas auto-stop ( “hacer dedo” )

11º. Si algún adulto te pide que le guardes un secreto díselo a tus padres o a tu profesor.

12º. No aceptes nunca regalos de otra persona si no tienes el permiso de tus padres. Pide permiso y comunícaselo siempre a ellos.

13º. Si alguien te quiere hacer una foto di siempre NO y díselo a tus padres o profesor.

14º. No dejes a nadie que te toque las partes que cubren el bañador. Tu cuerpo es especial y privado.

15º. Debes decir con fuerza NO cuando alguien trate de llevarte por la fuerza a algún sitio o te haga sentir incómodo.

16º. Recuerda que puedes confiar en tus padres también para las cosas malas.

17º. Recuerda que tienes tus derechos y que estás rodeado de adultos dispuestos a que los demás te respeten, y dispuestos a prestarte ayuda cada vez que lo pidas

Información extraída de ACPI

Escribió Julio César Ruiz