(Video) Trata de bebés: Intento de violación como escarmiento

Publicado el 8 enero, 2010 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

monjita

Por estas declaraciones que denunciaba el robo de bebés en Añatuya, Santiago del Estero, Argentina, Gladys Castaño se salvó de dos intentos de violación por parte de un policía de la comisaría de la zona.

Luego de la publicación del video en la cual denuncia la sustracción de su sobrina y relata como varias personalidades del lugar hacen lo propio, Gladys Castaño fue detenida y sufrió en dos oportunidades un intento de violación por parte de un policía dentro de las instalaciones de la propia comisaría.

Luego de dos días fue liberada y al concurrir al Juzgado de Familia de Añatuya para denunciar esos acontecimientos una funcionario del Juzgado de Familia, de nombre Dra. Ester E. Bustamante Leiva le explica por qué le pasó ésto y le aconseja cómo cuidarse la próxima vez. 

Veamos la denuncia de Gladys a través de un artículo periodístico de Silvia Guillen titulado:

Un negocio difícil de desbaratar

Tras acusar a un obispo por sustracción de bebés, una mujer fue víctima de un intento de violación.

Por Silvia Guillén | Desde la Redacción de APMennu

20|03|2006

La Fundación “Adoptar”, a través de uno de sus máximos responsables, Julio Cesar Ruiz, dio a conocer la situación de Gladys Castaño, que denunció ante las cámaras de video de la Fundación, el tráfico de bebés en la localidad de Añatuya de la Provincia de Santiago del Estero. La grabación fue transmitida por el programa televisivo “Informe Central” del canal América TV en donde Gladys Castaño, apuntó directamente a Monseñor Baseotto.

El equipo del programa “Informe Central” investigó las denuncias efectuadas contra el Obispado de Añatuya sobre venta de bebés, donde en algunos casos se les ofrecía a las madres pobres “cambiar sus hijos por la construcción de un par de paredes o unas chapas para su vivienda”. Allí se pudieron escuchar varios testimonios de madres indigentes que denunciaron la sustracción de sus hijos, con el aval de Julio Ruiz, quien dijo que “hay toda una organización orquestada, liderada por monseñor Baseotto”.

Este obispo, que a estas alturas de los acontecimientos se lo podría calificar de por lo menos “sospechoso” de actos de corrupción, es el mismo que propuso en el año 2005 “atarle una piedra de molino al cuello y arrojarlo al mar” en alusión al ministro de Salud, Ginés González García, quien se manifestó a favor de la despenalización del aborto.

Estos graves dichos fueron interpretados por el Poder Ejecutivo como una metáfora de los vuelos de la muerte de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), práctica aberrante llevada a cabo durante la última dictadura militar en Argentina. Tras sus declaraciones, el gobierno lo sacó de la vicaría castrense.

Tampoco es esta la única oportunidad en que Baseotto es acusado de la participación de la sustracción y venta posterior de menores; tiene en su haber varias denuncias al respecto. Pero la situación se agrava y lo implica, al menos indirectamente, cada vez más.

Transcurridos unos días desde la transmisión del programa, sin motivo aparente y sin orden judicial, Gladys Castaño fue detenida por personal de la Comisaría de Añatuya.

Ya dentro de las instalaciones policiales, el Oficial Carlos Luna, intentó en dos oportunidades abusar sexualmente de ella. Al no poder concretar su cometido, amenazó a la mujer diciéndole que si llegaba a denunciarlo “te va a pasar lo mismo que a las chicas de la Dársena”.

El cadáver de Patricia Villalba y los restos óseos de Leyla Nazar fueron encontrados el 6 de febrero del 2003, en una zona montañosa del paraje La Dársena, episodio que fue uno de los detonantes de la intervención federal de la provincia de Santiago del Estero.

Gladys Castaño estuvo detenida durante dos días y fue puesta en libertad, también sin orden judicial, dado que no se puede ordenar legalmente la libertad a alguien que no figura detenido.

No conforme con lo acontecido, el oficial Luna a bordo de un patrullero policial, vio a su víctima esperando el ómnibus en la ruta el 5 de marzo 2005, y acto seguido descendió del vehículo oficial, la abordó, la derribó a cachetadas y ya en el suelo, arremetió contra ella a patadas.

Gracias a la intervención de un camionero que circulaba por la zona, quien la ayudó y rescató, Gladys se dirigió al Juzgado de Añatuya, Santiago del Estero, Argentina, para efectuar la denuncia correspondiente, y allí fue atendida por la abogada Leiva, Secretaria de Familia de ese Juzgado, a quien le relató todo lo acontecido desde su detención.

Advertencia y consejo de la funcionaria judicial

bustamante leiva

Da pavor la respuesta de la doctora Esther Bustamante Leiva a Gladys Castaño, quien textualmente le manifestó que “nosotros no podemos hacer nada”. “Debes conseguirte un abogado que puedas pagar y recién hacer la denuncia”. “Sino, consigue un arma para defenderte cuando te vuelvan a atacar”. “Esto te hacen porque haz denunciado al Obispado de Añatuya, ante las cámaras de televisión y en su momento ante el Juez del Crimen Doctor Chanan, el robo de una criatura recién nacida”.

En este orden, la Fundación Adoptar, inició una demanda por el tráfico de bebés ante el juez federal de Santiago del Estero, Ángel Jesús Toledo (sobre el que pesan once pedidos de juicio político), íntimo amigo del Obispo Baseotto que a pesar de ser una cuestión federal derivó la causa al Juzgado del Crimen de Añatuya dependiente de la justicia ordinaria luego de declararse incompetente sin ningún tipo de explicación.

jesus

Por su parte, la fiscal María Gerez pidió la instrucción de una información sumaria para establecer la existencia de ilícitos en la presunta venta de recién nacidos en Añatuya, en la causa en la que el ex obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto, estaría involucrado cuando se encontraba a cargo de la diócesis del lugar. Por otro lado, en noviembre de 2002, el entonces juez de Instrucción en lo Criminal y Correccional de Añatuya, Alberto Chanán, decidió archivar una denuncia que había recibido, sobre venta y enterramiento de bebés en el hospital local.

fiscal

No cabe duda que la situación es gravísima y los hechos denunciados por la Fundación Adoptar se enmarcan dentro de las prácticas aberrantes llevadas a cabo gracias a la complicidad del alto poder que protege a los denunciados.

La organización no gubernamental, solicitó hace más de 15 días una audiencia con el Ministro de Justicia de la Nación y no ha tenido respuestas hasta el momento, con el agregado del silencio de las autoridades de la provincia de Santiago del Estero, por lo que se están cumpliendo los requisitos procesales para pedir intervención de Tribunales Internacionales.

Nota de Fundación Adoptar

Finalmente Monseñor Antonio Baseotto fue sobreseído sin siquiera haber sido llamado a declarar. 

Escribió Julio César Ruiz