Carta Abierta del Pueblo de Añatuya a la señora Presidenta de la Nación

Publicado el 10 agosto, 2010 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

"Dr. Gerardo Zamora, usted es un “Gobernador comprometido con su pueblo y con los intereses de su gente”

Señora Presidenta

En marzo del 2008, cuando usted vino a inaugurar las remodelaciones del Hospital del Pueblo, 20.000 habitantes, sabíamos, que debajo del escenario, desde donde usted cortó la cinta, quedaban sepultados, bajo una loza de 45 centímetros de espesor, la verdadera historia y el destino de miles de nuestros bebés.

Su estadía, de tan sólo algunos minutos, fue suficiente para avalar a un puñado de atorrantes que la usaron, como prenda pública, para continuar avasallando nuestros campos y sembrar el “yuyo” de la discordia, o apropiarse de nuestros recién nacidos para venderlos a destinos inconfesables, aprovechándose del hambre y la desesperación de los más humildes de nuestra Comunidad.

Todo ese Pueblo señora, confía en que nos comprende más allá de nuestras palabras, no sólo por ser mujer y madre, sino porque usted, estaba enterada, mucho antes de venir, sobre nuestra miseria y dolor.

Hubiera sido muy bueno para nosotros, conocerla bajo mejores circunstancias, para brindarle nuestro afecto y hospitalidad, como su Magistratura lo merece, pero no pudimos, la forma violenta en que nos denigraron, al meternos en camiones para llevarnos a recibirla y aplaudir, disuadió nuestra hospitalidad.

Deseábamos que nuestro encuentro haya sido más espontáneo para hablar de una manera más digna, pero dado que no fue así, aprovechamos para enviarle un mensaje de nuestro Pueblo Señora:

!Nunca¡ y de ninguna manera, formarán parte de nuestra Historia, sino del más tremendo de los olvidos, los que roban nuestras tierras, destruyendo nuestros hogares y sueños, ni los que pisan las tumbas de los hijos de nuestro Pueblo, yéndose luego por las sombras, y dándonos las espaldas como si nada hubiera ocurrido, a pesar que en los discursos digan: “donde hay una necesidad, hay la vulneración de un derecho”.

Le pedimos disculpas por haberla interrumpido en sus tareas cotidianas, y nos despedimos de usted señora presidenta, deseándole éxitos en todo lo que usted, como primera Mandataria, ha priorizado, para la defensa de los derechos humanos, de los hermanos de nuestro país.

Rogamos a Dios que continúe usted con buena salud y al lado de los suyos.

Muchas gracias.

El Pueblo de Añatuya

————————————————————————————————–

Para que se comprenda la misiva de la Comunidad de Añatuya, vale efectuar las siguientes aclaraciones:

A – Caso de las ocupaciones de sus tierras

La Carta Pública se refiere a este modo violento de ocuparle las tierras a sus dueños originarios: video transmitido por Canal 9 de Buenos Aires, donde se observa al Dr. Pedro Simón, vicepresidente de la Legislatura de Santiago del Estero, actual Fiscal Federal de Santiago del Estero desalojando, por la fuerza y sin orden judicial a los dueños originarios de esos campos, tan sólo con el poder de su influencia de funcionario público.

B – Caso del robo de sus bebés y enterramientos en el Hospital Regional de Añatuya

1 – A mediados del año 2002, el entonces, diputado Néstor Floridia, denunció que en los predios del Hospital de Añatuya, habían enterrado cadáveres de bebés, exactamente donde se armó el escenario para la inauguración de las obras del hospital al que se refiren

google_logo2

Enterramientos

2 – Un día despues, de la orden judicial de exhumación de los presuntos cadáveres, ordenadas por la Justicia Federal de Santiago del Estero, el ex gobernador Juarez, dió por terminado el procedimiento judicial. El informe “oficial” expresa que se encontraron nada más que “huesos de cabritos”.

3 – El 04.10.2002, inocentemente, los bomberos voluntarios de Añatuya, ante un requerimiento periodístico, declaran que verdaderamente encontramos “fetos” enterrados en el Hospital de Añatuya.

4 – En diciembre del 2005, la Fundación Adoptar denuncia ante el Juzgado Federal de Santiago del Estero, una similar denuncia, solicitando se tomen medidas para determinar si los testimonios sobre tumbas ilegales en los predios del Hospital de Añatuya, eran ciertas o no.

Enterramientos de bebés en predios del Hospital Regional Añatuya

Pericias por enterramientos de bebés en predios del Hospital Regional Añatuya

Para la determinación específica de los enterramientos de bebés, la Fundación Adoptar pidió se cite a declarar al Sr. Mario Alvarado, conocido en todo el Pueblo de Añatuya como el enterrador del hospital de Añatuya. Fue sobreseído por el Dr. Alvaro Mansilla, Juez del Crimen de Santiago del Estero, sin siquiera haber sido citado a declarar.

Alvarado Miguel, enterrador oficial del Hospital

Adoptar denuncia a Mario Alvarado como enterrador oficial del Hospital

4 – Cuando Adoptar presentó la denuncia sobre cadáveres de bebés sepultados, inmediatamente se mandó a remodelar el Hospital, exactamente en la zona señalada por nosotros en el expediente, con la colocación de una loza de 45 cmts de espesor convirtiéndose en el piso de la actual morgue, quedando debajo, las tumbas clandestinas de bebés, que denuncia el Pueblo.

obradehospital

Obra concluida sobre las tumbas

5 – En febrero del 2008, y antes de la visita de la Presidente de la Nación a la zona, los acusados por venta de bebés, quedan sobreídos por el Dr. Alvaro Mansilla, Juez del Crimen de Añatuya, Santiago del Estero, Argentina, sin siquiera haber sido llamados a declarar.

A días de recibir a Cristina Fernández de Kirchner, la ciudad de Añatuya continúa trabajando para no dejar nada al azar.

Muy probablemente, como dice el Pueblo de Añatuya, esta loza ha cubierto las tumbas ilegales que todo ellos saben que existe, pero, lo invitamos a ver este video, de uno de esos papás, a los cuales, una monja, le dió una pala para que entierre, en los predios del Hospital de Añatuya, al cadáver que habían cambiado por su hijo en el momento del parto.

Sabemos que las declaraciones de este hombre no valen para los funcionarios, pero quizá para usted sí. Observe como Silvio Sosa, relata cómo le cambiaron su hijo por un cadáver al momento de nacer. El modo de hablar se debe, no sólo a un derrame cerebral sufrido al poco tiempo de la desaparición de su hijos, sino a la impotencia para contener su dolor. Al poco tiempo de este reportaje, falleció de pena.

Receptor del pedido y editor: Julio César Ruiz