Tráfico de bebés en Mendoza: ¿estupidez, o tan sólo falta de sentido común?

Publicado el 24 septiembre, 2010 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Izq. Roxana Romera denunció el tráfico de bebés. Der. Ministro de Gobierno de Mendoza, Mario Adaro

El 24.09.2010, el Ministro de Gobierno de Mendoza, Argentina, Mario Adaro, alertado por Roxana Romera, una empleada pública de un hospital sobre el tráfico de bebés en su provincia dice por todos los medios que “optimizará los controles para evitar el robo de recién nacidos”.

Para ello, vea y escuche usted mismo a este funcionario mendocino y cómo sus declaraciones se confunden con la estupidez y la complicidad ya que favorece con sus disposiciones de colocar registros civiles en los hospitales la tarea de los traficantes:

En orden a ello, es que deseamos enviarle un mensaje, como mínimo, para que se de cuenta que la Comunidad lo está observando:

Señor Ministro de Gobierno Mario Adaro

A ver…cómo decirle para que comprenda su desacierto o cómo sus declaraciones producen en la Sociedad…desconcierto y preocupación extrema:…los delincuentes dedicados al tráfico humano de bebés, no pasan por las oficinas del Registro Civil, casualmente por eso se llaman tratantes o traficantes, entonces… ¿nos quiere explicar para qué está inaugurando tantas oficinas del Registro Civil en los hospitales de Mendoza?

Señor Ministro, tan sólo las personas de bien pasan por este tipo de oficinas para inscribir a sus hijos.

¿Sabe cuál es la verdadera tristeza Señor Ministro Adaro?, que mientras usted práctica puntería para quizá alguna vez dar en el blanco, deja liberadas las zonas para el festín de los tratantes de nuestros más pequeños. Determinaciones políticas, un tanto desopilantes como éstas, son las que permiten que Mendoza, forme parte de la tercera fábrica de bebés de Argentina, para consumo interno y la exportación de bebés a destinos inconfesables.

Nosotros Señor Ministro, en orden al dolor que sufren los niños tratados, entendemos, que usted… ya no tiene umbral para el yerro.

Escribió Julio César Ruiz