Iglesia Católica, víctima de su propio poder totalitario y autoritario

Publicado el 13 diciembre, 2010 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Leonardo Boff, escritor y filósofo brasilero

Benedicto XVI no es un buen pastor

Leonardo Boff dijo que el mayor problema de la Iglesia católica no es la pedofilia sino la jerarquía totalitaria que no puede rescatar la institución por lo que cree que sólo los católicos pueden ayudar a su religión

MONOSEXUAL. El filósofo y escritor brasileño dijo que la Iglesia católica es una institución monosexual en la que el celibato se relaciona con los sonados casos de pederastia

La crisis más grande de la Iglesia católica no es la pedofilia sino cómo la jerarquía ha organizado el poder, el cual es totalitario, autoritario y una institución monosexual, pues la mujer no tiene presencia a pesar de ser mayoría, consideró el teólogo, filósofo y escritor brasileño Leonardo Boff.

Al dar una conferencia titulada “Iglesia y Nuevos Retos”, Boff sostuvo que la Iglesia católica presenta una crisis de liderazgo, en donde el Papa Benedicto XVI es un gran profesor de teología pero no tiene la altura de un pastor para encabezar a más de mil millones de personas.

Además, subrayó, existen errores de gobierno, pues entre otras cosas ha entrado en conflicto con los judíos y musulmanes, ha roto el diálogo con las iglesias evangélicas negándoles el título de iglesias y considerándolas como unidades eclesiales.

Paralelamente a errores de gobierno en la Iglesia católica, se da un control muy grande con las iglesias del tercer mundo, en donde la mayoría de los católicos nota la ausencia de la justicia y la paz.

Boff planteó la necesidad de que los católicos son los que deben salvar a la Iglesia ya que la institución no lo hace o actúa para ese fin de manera muy tímida. “La comunidad cristiana debe rescatar el sentido bueno de la dirección de esa Iglesia”.

Al referirse al fenómeno de la pedofilia en esa Iglesia resalta que al final la jerarquía tuvo que admitir el hecho de que este fenómeno existe, pero en principio lo había hecho sólo como reconocimiento de un pecado que se puede perdonar pero se ha olvidado que ésto último es un crimen, el cual tiene víctimas y quienes los cometen deben ser juzgados. Le costó mucho al Vaticano admitir esa situación de crimen, insistió.

Criticó el hecho que en Roma no se toca el asunto del celibato, el cual hoy no se negocia, ni se acepta que hay una relación con la pedofilia.

El celibato, dijo, implica cortar esa relación con lo femenino y masculino, pues también provoca que haya desviaciones sexuales.

En este marco, dijo que el caso del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, el cual es un caso muy relevante en la Iglesia católica, fue un hombre que cometió todos los pecados, pues entre otras cosas fue un pedófilo y criminal que manipuló los símbolos religiosos. No ha habido alguien tan perverso como éste.

Fuente Universal

Tal vez te interese: