LOS NIÑOS SIN VOZ EN TUCUMAN

Publicado el 24 diciembre, 2010 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail
TUCUMÁN: “VÍ A ESTE NIÑO DURMIENDO EN LA TERMINAL DE OMNIBUS, LLAMÉ AL 102 Y NADIE ME ATENDIÓ”

Cámara Testigo II

LA GACETA DE TUCUMÁN – Jueves 23 de Diciembre de 2010 |

Fotografía sacada con el celular del lector (Se observa la cabecita del niño con miasis)

Lector denunciante:

“Esta foto fue sacada en la Terminal de Omnibus de Tucumán: un niño dormía, acurrucado, en uno de los asientos cercanos a las plataformas. Cuando lo vi, llamé al 102, que es donde reciben denuncias de menores que viven en la calle, pero nadie me atendió. Se podía observar su estado de abandono”

“Los encargados del 102 ¿trabajan de lunes a viernes de 8 a 14? Es necesario que sean más responsables con su labor. Este niño tiene una miasis visible en su cuero cabelludo y todos se niegan a verlo. Por favor, cuidemos a nuestros niños. Ellos son el futuro. Respetemos sus derechos”.

El lector que envió este material a la redacción de LA GACETA, solicitó la reserva de su identidad.

ACLARACIÓN DE LA FUNDACIÓN ADOPTAR

Es importante para nosotros aclarar en orden a este artículo periodístico publicado en la Gaceta el día 23.12.2010, lo siguiente:

El 102-El Teléfono del Niño, lo trajo inéditamente a la provincia de Tucumán la Fundación Adoptar. Lo tuteló y administró entre el 2002 y el 2006. En ese tiempo escuchamos 1.980.000 llamadas, en un 97% efectuadas por los mismos niños.

Aprendimos a pasar por un cable y abrazar a los pequeños. Nos entrenamos profesionalmente en la escucha y resolución de conflictos por vía telefónica para ello.

Rescatamos niños en situaciones muy dificiles y atendimos todos los días del año de 9 a 21 horas.

Pusimos en práctica la escucha activa, una manera que nos permitía interactuar con los más pequeños y que nos ofrecía el magnífico momento de asistirlos, de escucharles sus sueños, sus duelos, sus penas, sus alegrías, sus travesuras, sus deseos de morir, sus dudas, sus proyectos.

El 24.06.2006, con colaboración de la Lic. Paula Vessessián, Secretaria Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia, el Gobierno de la Provincia de Tucumán, a cargo de José Alperovich, nos arrebató salvajemente esta línea de escucha, primero, bajo el pretexto de que: “escuchar a los niños es una cuestión de orden público” y no podía estar en manos de una fundación”. Luego, dijeron que nuestras acciones provocaban la desestabilización del gobierno de Tucumán. (¿?)

En realidad, tomaron esta medida, luego que no aceptamos la coacción telefónica de que saquemos la denuncia penal mediante la cual acusábamos a la Psiquiátra Susana Viale, Directora del Instituto Roca, tutelado por el Gobierno, de la aplicación de drogas no aptas para el consumo humano a niños internos.

Finalmente, recayó en primera instancia la imputación de homicidio y elevación a Juicio Oral, cosa que nunca ocurrió por cuanto, el Poder Judicial de Tucumán, ha extraviado el expediente. Se aclara, que de nuestras investigaciones se llegó a la conclusión que la misma médica, personalmente, aplicaba las drogas y que había más que un niño muerto, cosa que pudimos corroborar.

Las denuncias penales en este sentido, nunca fueron investigadas por la fiscalía donde radicamos las denuncias correspondientes.

El 102-El Teléfono del Niño de la Provincia de Tucumán, desde el 26.10.2006, está administrado por la Dirección de Minoridad y Familia del Gobierno de la provincia de Tucumán.

En orden a la inactividad actual del Teléfono del Niño, que se denuncia y la crueldad con que se dejó de asistir a los niños con más de 900 llamadas por día que recepcionábamos, se hace necesario, que mostremos la documentación que avala este salvajismo, no sin antes aclarar, que dejamos en reserva, las grabaciones telefónicas que comprometen a la persona que nos coaccionaba para sacar esta denuncia:

Denuncia dirigida a Juan Luis Manzur, Ministro de Salud de Tucumán, hoy Ministro de Salud de la Nación

Psiquiatra Susana Viale imputada por homicidio por aplicación de drogas no aptas para el consumo humano a niños tutelados por el gobierno de Tucumán



Escribió Julio César Ruiz