¿Desinformación o encubrimiento oficial?

Publicado el 24 enero, 2011 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

El artículo escrito por Angeles Castro del diario La Nación, trata cuestiones muy importantes para la Comunidad, como es la adopción de niños, razón por la cual, ante las confusas creencias y dichos de los participantes consultados, vienen bien, algunas aclaraciones.

Para respetar el orden y sentido del artículo, dado por la autora y para una mayor comprensión, escribimos debajo, con color marrón, nuestros comentarios. El texto del artículo original lleva letras negras y comillado.

Diario La Nación de Argentina del día 03.01.2011, dice así:

Hay más de 21.000 chicos a la espera de ser adoptados

(Miles de niños buscan una familia)

A.Castro

“El sistema de adopciones, que debería servir como un punto de encuentro entre niños que necesitan una familia y padres que desean fervientemente un hijo, en la práctica se ha convertido en un lugar de desencuentros”.

Los niños no tienen “necesidad” de una familia, sino que es un derecho propio, inalienable e insoslayable de cada uno de ellos.

Como será esto así, que cada niño tiene el derecho de vivir en un hogar, pero ningún adulto tiene el deber de prohijar ni de engendrar. Allí, exactamente en ese punto, está la diferencia del verdadero sentido de la adopción, en donde los niños, son verdaderos sujetos de Derecho y no como se difunde perversamente a la adopción como un acto de caridad.

“Como si fueran realidades difíciles de integrar, en la Argentina hay actualmente 21.468 “menores” a la espera de ser adoptados, según cifras de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia. De ese total, 10.342 viven en instituciones (pequeños hogares, ONG, institutos), y otros 11.126 permanecen en los llamados programas de acogimiento familiar (familias sustitutas). El tiempo que los chicos pasan allí antes de ser adoptados promedia los dos años. A su vez, sólo en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (RUA, una red nacional creada para aglutinar los datos de los registros provinciales de personas que quieren adoptar hijos) figuran 1.444 inscriptos”.

La Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, miente, cuando expresa que: “hay actualmente 21.468 menores a la espera de ser adoptados…”

Esta es una información falsa y tendenciosa, dirigida a esconder, la verdadera situación de los niños en nuestro país. Antes que nada, aclaraciones exclusivas y básicas para la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia:

a) Desde que la Convención Internacional de los Derechos del Niño, ha sido ratificada por la Argentina y pasó a formar parte del Art. 75 de la Constitución Nacional, a los niños no se les llama “menores”, sino niños, niñas o adolescentes, ya que el término “menores”, no sólo menoscaba peyorativamente las calidades de persona de ellos, sino que los retrotrae a un calificativo perverso y antiguo, que responde a un interés subconciente y popular de que los niños son simples objetos.

b) La Secretaría debe recordar, que por ese motivo, su denominación original fue modificada a: Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, en donde no se observa el término “menores”.

c) En orden al Superior Interés del Niño, y la tutela general de los niños, para la cual fue creada la Secretaría, debiera realizar gestiones ante el Poder Ejecutivo Nacional, a fin de que de una vez por todas reglamente la Ley 26.061, que data del 2005, de Protección Integral de los Derechos de los Niños, ya que aunque fue aprobada por el Congreso de la Nación, nunca se pudo poner en vigencia por esta falta grave de la Presidencia de la Nación.

“Si se considera que, por el momento, el RUA sólo reúne información de la Capital Federal y de las provincias de La Rioja, San Juan, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego, el número de personas que desean adoptar un niño es muchísimo mayor”.

“Sucede que, porque no firmaron convenio con el gobierno nacional o porque, luego de firmarlo, no enviaron los datos correspondientes, a la par del RUA funcionan registros independientes en otras jurisdicciones, en los que se anotan los interesados para adoptar en sus provincias”.

Las 19 provincias argentinas que faltan sumarse a la propuesta de la Ley 24.779 de adopciones de formar un Registro Único Nacional, para integrar a los aspirantes de todo el país y acelerar las adopciones, se han negado sistemáticamente a adherirse por cuanto, cada una de ellas, defiende y especula con participar de los beneficios de la trata de bebés de cada una de sus regiones, a saber:

La Argentina, está dividida en tres fábricas de bebés:

PRIMERA (provincias del nordeste del país): Formosa, Corrientes, Misiones, Chaco, Entre Ríos y norte de Santa Fe. (Ninguna de ellas se adhirió al Registro)

SEGUNDA: Santiago del Estero, con su cabecera en el Arzobispado de Añatuya. (No se adhirió al Registro)

TERCERA: (provincias que colindan con la Cordillera de los Andes): Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza y Neuquen. (No se adhirieron al Registro -excepciones)

Obsérvese que tan sólo La Rioja y San Juan, pertenecientes a estas regiones que llamamos fábricas, se han adherido a esta convocatoria legal, el resto no, por cuanto no les conviene ni económicamente ni por el influyente tráfico de influencias que utilizan los grupos de poder, enquistados en cada provincia, con la circulación de bebés y niños pequeños, con más la compra venta para consumo interno e internacional de pequeños.

 

Marisa Graham

 

Dijo al diario La Nación, Marisa Graham, Directora Nacional de Promoción y Protección Integral de Derechos para la Niñez, Adolescencia y Familia de la Ciudad de Buenos Aires, el organismo que en esa ciudad entiende en materia de adopciones, que: en promedio quienes desean cobijar a un hijo adoptivo “esperan” dos años”.

Desconooce la señora Graham, que la mayoría de los adquirentes de niños en las tres fábricas mencionadas son personas que habitan Capital Federal y Buenos Aires y probablemente si tuvieran tan sólo que esperar dos años, como expresa, no les convendría derramarse hacia el delito y conseguir un niño para hacerlos cumplir roles de hijos en sus domicilios, por cuanto la espera de un plazo tan corto (2 años) no justificaría traficar un humano para llamarlo “hijo”.

“En el otro extremo, si bien no existen estadísticas oficiales, el tiempo promedio que pasan los chicos institucionalizados, o sea, alejados de sus familias biológicas y a la vez sin conseguir padres adoptivos, rondaría también los dos años, según estimaron ante La Nacion personas que trabajan en ámbitos relacionados con los niños sin cuidados parentales”.

Se desconoce de dónde sacó esta estadística la señora Graham, ya que hay una cantidad increíble de niños que llegan a los 18 años y el día que los cumplen, los orfanatos les abren las puertas y los mandan a vivir, sin haber logrado jamás poner en acto su derecho a criarse con papás.

Cuando el funcionario mismo reconoce que no existen estadísticas oficiales debe ser cuidadoso, por cuanto ese dato, debe orientarlo a comprender, que está empleado en un país desordenado, desorganizado, desconcertante, que no lleva datos de lo que no le interesa, en este caso: los niños, las niñas y las adolescentes de su Pueblo.

“El lapso puede achicarse a apenas un mes en caso de que el niño que busca una familia sea un bebe, y puede prolongarse varios años si, por ejemplo, los chicos en adopción son un grupo de hermanos o se trata de un pequeño enfermo”.

No se comprende este párrafo, quizá por un problema de sintaxis del artículo original, no obstante,vale una aclaración:

Cada vez llegan menos bebés a los Juzgados para ser dados en adopción. La ley 24.779, realiza entregas legales de bebés y niños pequeños, tan sólo en un 25%, el resto, el 75% son entregas y circulaciones de criaturas por transacciones comerciales de bandas de mafiosos, con sede en las tres fábricas señaladas, pero que reproducen comercializaciones de Trata de Bebés en todo el país y para venta al extranjero, con absoluta anuencia de los políticos y funcionarios de cada región.

“¿Qué ocurre para que los más de 21.000 chicos sin cuidados parentales no logren ni volver a su familia de origen, ni encontrar una familia nueva que los reciba?”

Al respecto tres aclaraciones

a) Repetimos, la cantidad de 21.000 niños es una invento, de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia para esconder la verdad sobre la situación real de los niños en Argentina, que obviamente, no le conviene se sepa. Tampoco no se entiende, que los declarantes expresan que no hay estadísticas, y ahora dan una cifra tan perfecta como: 21.468.

b) Todos, absolutamente todos los niños institucionalizados, que están en ámbitos privados o gubernamentales, están bajo la tutela de Jueces del Poder Judicial, de la Nación o de las Provincias, según corresponda la jurisdicción de sus domicilios, por lo tanto, ellos y tan sólo ellos (los Jueces) saben y conocen esta información, que por otra parte manejan en secreto. (Ley 24.779)

c) El hecho que haya niños institucionalizados no implica que esos niños puedan ser dados en adopción, por cuanto, en la gran mayoría, sus padres, conservan la patria potestad por cuanto no hay sentencia de adoptabilidad.

El estado de adoptabilidad es una resolución judicial por la cual el juez, luego de haber esperado los tiempos que le marca la ley 24.779, corta, define, diluye, resuelve, la relación de ese niño con su familia de origen.

Es un paso trascedente en la vida del niño, por cuanto esa ruptura definitiva, implica que él podrá recién cuando la logre, ser dado en adopción.

“En cuanto al segundo aspecto, Graham; la responsable del RUA, Federica Otero; la directora ejecutiva del Comité Argentino de Seguimiento de la Aplicación de la Convención por los Derechos del Niño, Nora Schulman, y el juez de menores de la Capital Lucas Aón coincidieron en que las expectativas de los aspirantes a adoptar chocan con las características de los menores en estado de adoptabilidad”.

Según las fuentes mencionadas, la mayoría de los aspirantes a adoptar desea incorporar a su vida un bebe, que son contados en el total de niños sin cuidados parentales, para poder transitar con él todas las etapas de crecimiento. “Pocos son los interesados en niños más grandes y, muchos menos en grupos de hermanos o en niños enfermos”, dijo Graham. “Para un bebe, consigo familia en 20 días. Pero tardé más de cuatro años en lograr que un mismo adoptante recibiera a un grupo de seis hermanos”, explicó Aón.

“Los chicos bajo cuidado institucional son más grandes. Para ese chico, que ya no pudo volver a su familia y también tiene su derecho a la identidad vulnerado por permanecer institucionalizado, lo mejor es darlo en adopción, pero a ellos no los quiere nadie, sostuvo Schulman”.

Es muy importante realizar aclaraciones sobre Nora Schulman, para justipreciar si tiene autoridad moral para emitir opiniones sobre la situación de los niños en la Argentina.

Nora Schulman Ejecutiva Comité Nacional Convención Derechos del Niño de Argentina

Es una trabajadora social, que desde siempre, se desempeña como Gerente Ejecutiva del Comité Nacional de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, bajo la presidencia de Estela de Carlotto, una organización formada por 21 agrupaciones, cuya función, en la teoría, es la defensa de los derechos del niño y el seguimiento para verificar la aplicación en la República Argentina de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

A pesar de la antigüedad en el desempeño de su cargo y de sus viajes permanentes al exterior para exponer sobre si se aplica o no la Convención de los derechos del niño en la Región, en los foros internacionales, ni las problemáticas de los aspirantes a adoptar, ni de los niños institucionalizados, ni sobre las tres fábricas de bebés, con la desaparición sistemática, de un promedio de 12 bebés por semana, nada más que de Añatuya, Santiago del Estero, una de las tres exportadoras de bebés para consumo interno y exportación.

Esto, le quita autoridad ética como para considerar sus dichos, por lo que vamos a excluirla de las opiniones que vertimos en este artículo.

Según datos aportados por Otero, de los inscriptos en el RUA el 91% acepta un niño menor de un año, mientras que sólo el 5,5% está dispuesto a recibir uno de ocho años y la cifra cae al 0,64% cuando se trata de un menor de 11 años. Además, sólo un 0,55%tiene disponibilidad adoptiva para pequeños con patologías complejas, y un 44,88% aceptaría grupos de hasta dos hermanos.

Podría ser una buena idea señora Otero: En la provincia de Tucumán, la Cámara de Familia y Sucesiones cuando tiene casos de bebés con problemas graves de salud, hace un llamamiento a la Sociedad a través de los medios y en horas consiguen la cantidad suficiente de aspirantes, para elegir el mejor hogar para ese niño. Esa es la diferencia favorable y beneficiosas que logran las personas de bien y que hacen impacto amoroso, que nos alientan para alcanzar aquella Argentina que tanto necesitamos.

Los entrevistados adjudicaron la escasez de bebes en el sistema a tres variables.

Primero, “coincidieron en que las familias de menores recursos ya no expulsan tanto a sus hijos gracias al surgimiento de políticas públicas destinadas al fortalecimiento familiar, como, principalmente la asignación universal por hijo, que, además de significar un sostén económico, exige como contrapartida al pago del subsidio la presentación de certificados de vacunación y de escolaridad. “Es una herramienta muy valiosa. Podemos realizar el seguimiento del niño en distintos ámbitos, como la escuela y el hospital”, sintetizó Graham”.

Es desgraciado el planteo de la señora Graham:

Minimizar la entrega de bebés a la pobreza, significa un desprecio a la calidad humana de las mujeres de nuestro país.

Señora Graham, las mujeres no entregan o dejan de entregar sus hijos por planes sociales. Cómo puede usted, ser una funcionaria de este rango, ser mujer, abogada y especialista en derecho de familia y decir impunemente semejante barbaridad.

Es una posición malvada de los poderosos el de hacerlas pasar por basuras o putas a las madres que entregan sus hijos. La Iglesia Católica también ha justificado el saqueo de niños y la trata de bebés con frases que se volvieron paradigmas para los ignorantes, como que “los niños se crían mejor con familias pudientes”.

Señora Graham, en Añatuya, las madres pobres aman tanto a sus pequeños como las pudientes, o como usted, si los tiene. Contrariamente al status social que usted ha logrado, por las mayores oportunidades que tuvo, las mujeres pobres, se tienen que esconder en la selva, para parir, como los animales, para que no les quiten sus hijos.

Los cuatro interlocutores hablaron sin tapujos del “tráfico de bebes”. El proceso, explicaron, comienza con la captación de embarazadas sin recursos económicas para criar a su descendencia, especialmente en Misiones y en Santiago del Estero, a las que abogados, parteras y otros intermediarios convencen de entregar al recién nacido a una pareja que busca un hijo sin haberse inscripto en los registros oficiales. Y, como es una cesión voluntaria del niño, culmina con la legitimación de la adopción en un juzgado”.

Señoras entrevistadas: Hablar sin tapujos del Tráfico y la Trata de Bebés es decir y denunciar penalmente, que los grupos de poder: funcionarios, políticos, monjas, sacerdotes, obispos, jueces, jueces de paz, directores de hospitales, médicos, clínicas, hoteles, directores de registros civiles, gobernadores, diputados, senadores, están metidos en este negocio, lo fomentan, lo sostienen y lucran o se benefician con la compra-venta de bebés.

De todas maneras, sería bueno saber porqué dicen estas cosas que nada tienen que ver con la verdad…¿tan sólo por ignorancia? ¿Quién les contó esta película que repiten en un diario de la tirada de la Nación?.

No es así señoras, a las madres de las zonas que llamamos fabricas de bebés, les desaparecen los hijos, no hay consentimiento de ellas, se los quitan y no los ven nunca más. Si no los entregan, se los arrebatan en el momento del parto cambiándolos a sus hijos vivos por cadáveres de bebés que mantienen en temperaturas acondicionadas en los hospitales regionales, para este tipo de manipulaciones delictivas e inmorales.

Señoras entrevistadas, en la Argentina hay bebés que se venden, y hay inescrupulosos, que a sabiendas, ocultan esta desgracia humana. Si ustedes no lo sabían, ahora lo saben y esperamos su respuesta oficial, si por el contrario lo conocían y no dijeron nada, como mínimo son cómplices agravados por el cargo de funcionarios públicos que ostentan frente a la Sociedad.

“Este circuito, que se da en paralelo al camino judicial que debe conducir a una adopción, evita que los bebes ingresen bajo la tutela del Estado para su re vinculación con la familia de origen o para una futura integración legal en una familia adoptiva. “Cuando se detectaron estos casos, ya hubo jueces que ordenaron retirar los niños a los adoptantes. Se genera una situación muy traumática para todas las partes. Los chicos no son mercancías, objetos que se regalan o se venden. Quienes desean adoptar deben acudir a los registros estatales”, explicó Graham, que además de ser funcionaria con amplia experiencia en adopciones es abogada experta en derecho de familia”.

Señora Graham, usted no ignora, que bajo el vacío legal que existe en la ley sobre la mención de las adopciones directas son los jueces, en su mayoría, los que tratan a los pocos bebés que llegan a los Juzgados, bajo la figura de la adopción directa, burlándose de los derechos de los aspirantes a adoptar, inscriptos como manda la ley.

“Un tercer elemento que solía confluir para que un aspirante a adoptar sufriera demoras indeseables, aunque ahora es menos frecuente, aseguran las fuentes, era la participación de ONG que “facilitaban a los aspirantes a guarda no sólo la confección del legajo para presentar ante los juzgados cuando todavía no existían los registros distritales, el servicio que ofrecían, sino también “una llegada a los jueces para que les dieran prioridad” sobre los interesados que acudían a inscribirse a las oficinas públicas directamente”.

Graham, Schulman y Laura Mussa, asesora tutelar de menores de la ciudad de Buenos Aires, donde se prohibió la mediación de las ONG en el armado y en la renovación anual de las carpetas de los postulantes, no dudan en calificar a las entidades de “agencias de adopción, que cobran por hacer lo que se puede hacer gratis” y “hacen lobby”.

 

Laura Musa

Las pocas Organizaciones No Gubernamentales que forman carpetas con datos de aspirantes, como única misión, lo hacen con la anuencia de los Poderes Judiciales que corresponden y están destinadas exclusivamente para tales fines, lo que Graham, Schulman y Laura Mussa aseveran, es un ilícito penal. Si ninguna de las tres hicieron las denuncias, de acuerdo a las normas procesales, están colaborando con la permanencia del delito y si las realizaron, ahora tienen la oportunidad de publicitarlas para que conozcamos a los autores, ya que estos ilícitos configuran una cuestión de orden público.

Recordemos que el Código Penal Argentino, establece que hay dos maneras de delinquir en nuestro país, por acción o por omisión.

Las ONG se defienden. “En las dependencias oficiales los profesionales no suelen brindar atención profesionalizada a los aspirantes, que muchas veces se van frustrados por una mala atención. Dicen que cobramos $ 10.000, no es así. Nuestros precios están publicados en la página web, cobramos $ 1500 por la orientación y la ayuda”, respondió la presidenta de Anidar, Leonor Wainer.

Las Organizaciones No Gubernamentales deben comprender, que no se puede negociar con estas cosas y que lo único que pueden hacer es re direccionar a los aspirantes a efectuar la consulta al Poder Judicial más próximo a su domicilio en donde deben estar registrados los aspirantes, de la manera en que la ley lo dice.

So pretexto de que los poderes judiciales no orientan al aspirante, no pueden fijar sumas de $ 1.500, para decirles el domicilio del Poder Judicial a donde deben concurrir, cómo se cambian los pañales de un niño adoptado, cómo se es padre o madre de un niño abandonado, qué hacer cuando el chiquito tiene pesadillas y cómo y cuando tienen que decirle que es adoptado.

Los aspirantes a adoptar, desesperados, cuando concurren a estos lugares a formar sus carpetas, o a realizar los “cursos y talleres” prometidos, entienden que en el precio, por ser altísimo para estas pavadas, se incluye la aceleración del los trámites ante el Juez y la mayoría de los consultores, grupos de personas, asociaciones y fundaciones del mercado, lucran con esta angustia e ignorancia de los interesados.

“La directora nacional del RUA puso las cosas en su punto justo. “Oportunamente, las ONG ocuparon un espacio muy importante que el Estado no ocupaba. Ahora el Estado avanzó con la creación de registros y el fortalecimiento de políticas de acompañamiento a las familias”, dijo a La Nacion.

No se comprende qué quiso decir con esto… ¿a qué familias acompañan?, ¿fortalecimientos de políticas sociales?, ¿creación de registros? ¿qué registros?. Si no tienen estadísticas, ¿cómo hacen para conseguir el dinero que deben entregar en calidad de planes sociales y cómo saben quienes integran los grupos a los que corresponden otorgar los subsidios?.

Señoras consultadas por este artículo de La Nación: Hay que dejar de desinformar a la población y dedicarse,como funcionarias de alto rango de la defensa de niños, a atacar penalmente a los delincuentes que trafican bebés y que los incorporan a la pornografía y la prostitución infantil, al transporte de estupefaciente, a la mendicidad, al tráfico de órganos y a rituales satánicos.

Ustedes como funcionarias “ad hoc” debieran ayudarnos a concretarlo, si están interesadas en ello, pueden extraer los nombres y apellidos de los miembros de estas mafias, de nuestra página web, no cuesta nada, tan sólo hagan clik acá. Las esperamos para comenzar a hablar con conocimiento de causa apostando a la verdad material de lo que le ocurre a los más pequeños de nuestro país.

Los números oficiales que demuestran la mentira

Dice textualmente el artículo de La Nación: “Como si fueran realidades difíciles de integrar, en la Argentina hay actualmente 21.468 menores a la espera de ser adoptados, según cifras de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia”.

21.468 niños divididos en 24 provincias, arroja la cantidad de 894,5 niños de promedio de niños en estado de adoptabilidad por provincia.

Sinceramente, ¿alguien cree la existencia de esta cantidad de niños encerrados en las provincias sin que los jueces los hayan puesto en adopción? Recorra mentalmente las provincias con la cantidad de habitantes aproximados de cada uno de los 24 distritos…Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, San Luis, Santa Fe, etc…¿se imagina casi 1.000 niños por provincia en espera para ser adoptados?. Ello querría decir, que los reclamos que son de conocimiento público sobre los 4, 5, 7, 10 años que demoran en adoptar los aspirantes, son puras mentiras?

Con ésta simple operación aritmética, ya se sabe, a dónde está la mentira.

Por un cambio legal

Ministro de Justicia de la Nación Argentina Julio Alak

“El ministro de Justicia, Julio Alak, puso en funciones una Comisión de Estudio y Análisis del Régimen Legal de Adopciones, que deberá analizar la problemática que rodea el proceso y, en 60 días hábiles, formular anteproyectos normativos superadores. El objetivo es sustituir, modificar, complementar y reglamentar el instituto de adopción regulado por el Código Civil, así como de los institutos relacionados con la materia”.

Señor Ministro de Justicia, Dr. Julio Alak

1) La propuesta de encontrar una ley superadora, puede representar una buena intención de su parte, pero queríamos explicarle, que si ello se concreta, usted habrá aplicado “soluciones” a tan sólo al 25% del instituto jurídico de la adopción, ya que el 75% no lo pueden tocar, por cuanto la decisión sobre dónde van los bebés en Argentina, están en manos de bandas, constituidas por mafiosos, bajo disfraces de políticos, funcionarios, médicos, miembros del clero, abogados, parteras, jefes de hospitales, jefes de registros civiles, intendentes, gobernadores, diputados y senadores, jueces de paz, monjas, clínicas, sanatorios, escribanías, dueños de hoteles, todos, con la connivencia de los gobiernos, incluido el Nacional.

Fundación Adoptar, señor ministro Alak, cuenta con fundamentaciones jurídicas de lo que expresa en el párrafo anterior, las que fueron corroboradas, sin que se le mueva ni un músculo de su cara, por el Gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, cuando públicamente y ante los medios de comunicación, dijo, sin hacer absolutamente nada más después, para preservar la cantidad bochornosa de niños NN de su provincia:


Escribió Julio César Ruiz