Pedofilia, para saber más

Publicado el 7 febrero, 2011 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

“La captura de una red de pornografía infantil , que se dedicaba entre otras cosas a abusar de niños pequeños, ha puesto en el tapete el delicado tema de la pedofilia y el abuso deshonesto, hoy queremos ayudarles a que como padres y madres puedan trabajar con sus hijos para prevenir este tema. Para ello está con nosotros el doctor Pedro Barreda, pediatra de nuestro programa”.

Hoy cuando nuestros hijos desde pequeños pasan tanto tiempo en manos de otros es bueno que quizás en primer lugar podamos tener un perfil de quienes son las personas que abusan de los niños.

¿Qué características tiene habitualmente un pedófilo?

Los agresores sexuales no siempre son los “viejos verdes” que imaginamos. Son personas consideradas “normales” desde casi todos los puntos de vista. Muchas veces son personas respetadas, incluso aparentan firmes valores morales y religiosos. A veces, el agresor es un joven menor de edad.

La pedofilia abarca un sector de abusadores sexuales que optan por fijarse en niños de cierta edad. No obedecen a un perfil psicológico determinado, pueden ser muy funcionales en algunos ámbitos y no son de personalidades extremas. Son personas inmaduras emocionalmente, con poca capacidad de contactarse con el otro, centradas en sus necesidades. Incluso son valoradas socialmente.

A esto hay que sumarle la habilidad para lograr mantener sus agresiones en secreto.

En su mayoría los pedofílicos son hombres, menos agresivos que los violadores; muchos de ellos son alcohólicos o sicóticos de mente torpe o asociales, y su edad fluctúa entre los 30 y 40 años; generalmente, de fuertes convicciones religiosas. En general, son hombres débiles, inmaduros, solitarios y llenos de culpa

La personalidad del agresor de mediana o mayor edad es de un individuo solitario y con dificultad para establecer relaciones heterosexuales normales, suele tener baja autoestima, con pocos recursos para enfrentar situaciones de estrés y frecuentemente abusa del alcohol y/o sustancias. Por lo general, no presenta trastorno psicopatológico. Sin embargo, se ha visto que dos tercios de los reclusos pedofílicos maduros llevaron a cabo esta conducta en momentos que sufrían de situaciones estresantes

El pedofílico puede llegar a sentirse culpable, pero no es capaz de detenerse porque adictivamente empieza a necesitar otros niños cerca de él.

Poco se sabe de las causas, pero se dice que una de ellas es el aprendizaje de actitudes negativas hacia el sexo, como experiencias de abuso sexual durante la niñez, sentimientos de inseguridad y autoestima baja, con dificultad en relaciones personales, etc.; lo que facilita la relación adulto-niño. En cuanto al condicionamiento, éste no se extingue por condiciones gratificantes

La mayoría de estos agresores niegan el abuso con vehemencia. Sólo bajo evidencias legales y presión, algunos aceptan la acusación parcialmente, pero afirman que:

“No fue nada grave, nada de importancia”.

“No le hice daño”.

“La culpa fue suya”.

Cuando se ven descubiertas suelen afirmar que lo sienten muchísimo, que nunca lo volverán a hacer, que ocurrió porque estaban borrachos o drogados. Los agresores sexuales son muy convincentes, hasta tal punto que quizás nos hagan dudar seriamente del menor. Pero recordemos que las niñas y niños no mienten sobre una cuestión tan grave, ya que poco o nada sabían sobre el sexo y su lenguaje.

A pesar del remordimiento que puedan sentirlos agresores sexuales, sabemos que suelen reincidir y repetir sus abusos, a no ser que intervenga alguien y los frene. Prácticamente ninguno desistirá voluntariamente sino que necesitará una intervención judicial.

Se dice muchas veces que el riesgo en este tipo de casos está más cerca del hogar…

¿Es efectivo que habitualmente quienes suelen abusar de los niños son personas conocidas por este?

Se calcula que una de cada cuatro niñas y uno de cada ocho niños serán sexualmente agredidos antes de cumplir 16 años. En el 90 por ciento de las veces el abusador es un hombre y en más de un 80 por ciento de los casos será un conocido, por no decir un familiar cercano.

¿Es una conducta que está presente solo en el hombre o también puede haber mujeres que la desarrollen?

La mayoría de los abusos sexuales ocurren en el propio hogar de las/os menores, y el agresor es generalmente el padre, el padrastro, el hermano o cualquier pariente cercano que tiene fácil acceso a la víctima. En estas circunstancias el abuso sexual se le llama incesto. El 90% ocurre a nivel de hombres

¿Cuáles son las tácticas que usan estas personas para acercarse a los niños?

Basado en el respeto que le deben los niños, basado en la confianza que los niños depositan en ellos y traduciendo esa credibilidad mediante técnicas simples logran convencer y atemorizar a los menores que son solo juegos y que de acusarlos, la seguridad de ellos o de los propios padres se verá comprometida

¿Hay niños más vulnerables a las tácticas de un abusador?

Son hogares en que viven muchas personas y se dan las condiciones de promiscuidad y hacinamiento para que mentes perversas hagan aflorar instintos siquiátricas y determinan este tipo de conductas.

Lamentablemente hoy esta es una situación que suele darse con más frecuencia de la que quisiéramos admitir, por eso es tan importante preparar a nuestros hijos para evitar que sean víctimas de un abusador.

Qué importancia tiene por ejemplo que enseñemos a los niños pequeños los

Verdaderos nombres de sus genitales?

Acá nuevamente será el pediatra a través de los distintos controles de salud quienes deben ir colocando el tema a la discusión y a iniciar la permanente actitud preventiva. De tal forma que toda educación sexual deberá comenzar ya a los tres años, y de no saber cómo hacerlo, el medico desde los controles periódicos ira dando las pautas. Posteriormente a través de la educación escolar se irán reforzando y ampliando los conocimientos adquiridos en la caso.

Es muy importante saber y puntualizar:

Ya a la edad de los tres años un niño es capaz de entender los conceptos básicos a cerca de la sexualidad.

Que los lugares privados son los genitales y que reciben el nombre de pirula o pene en los niños y vagina o rayita en las niñas, que son zonas privadas y que no deben exponerse a ningún extraño.

Se le debe enseñar que existen lugares del cuerpo que son privados y no debe permitir que ninguna persona extraña los mire o peor aún los intente tocar.

Desde los tres años el niño puede entender que su cuerpo le pertenece a ellos y que no debe compartirlo con otros

Deben aprender a decir que no cuando algo les molesta.

Por la edad se le dará la justa connotación a las preguntas y el justo lenguaje, y si no surge en forma espontánea abran instancia que lo permitan, como ocurre por ejemplo de una embarazada o una imagen en la televisión o artículo de diario.

Doctor Barreda ¿En ese sentido a partir de qué edad el niño puede darse cuenta de estas medidas de prevención? ¿Hay diferentes maneras de enseñarle a cada edad?

La situación actual, y el constante denuncio de maltrato infantil en todas sus forma hará que la pediatría tome un rol más activo en su plan preventivo de estos eventos, es altamente aconsejable que el pediatra en cada control de salud del menor y en la medida que su tiempo lo permita: que lleve la iniciativa, que plantee el problema en cuestión.

Debe enseñar a los niños a defenderse.

* Debe enseñar a distinguir de las caricias buenas de las malas

* Debe enseñar a cuidar las zonas privadas del cuerpo.

* Debe enseñar del riesgo de los desconocidos, o cambios de conductas de los conocidos.

* Debe enseñar a no aceptar regalos ni secretos de adultos sin informar

Debe enseñar a confiar en los padres.

Plan de prevención de acuerdo a cada edad.

* 18 Meses.- Enseñe a su niño los nombres apropiados de las partes del cuerpo.

* 3-5 Años.-Enseñe a su niño las “partes privadas” del cuerpo y a decir “NO” a cualquier oferta sexual. Dele respuestas directas a sus preguntas acerca del sexo.

* 5-8 Años.-Explíquele la seguridad lejos de casa y la diferencia entre un cariño bueno y un cariño malo. Aliente a su hijo a platicar acerca de experiencias que le hayan dado miedo.

* 8-12 Años.-Enséñele seguridad personal. Explíquele las reglas de conducta sexual aceptadas por la familia.

* 13-18 Años.- Destaque la seguridad personal. Explíquele la violación, las enfermedades sexuales y el embarazo indeseado.

Los profesores de su hijo y el Pediatra le pueden ayudar a enseñarle a su hijo a evitar el abuso sexual. Ellos saben cómo lograrlo sin que su hijo se sienta asustado o molesto. Su Pediatra comprende la importancia de la comunicación entre padres e hijos. Su médico está entrenado para detectar signos de abuso sexual. Pida consejo a su médico para proteger a sus hijos

Una costumbre muy arraigada entre nosotros es forzar u obligar a nuestros hijos para que saluden y abracen a todo el mundo, además de pedirles que les llamen tío o tía…

Es verdad que es una expresión de cariño y debe conservarse en la justa medida, enseñando justamente eso que es tan solo una expresión de cariño y de respeto. La inocencia de un menor a través de los ojos de sus padres debe ser respetada y no transformarlo en un desconfiado sin fundamentos, es labor de los padres en esos momento quien deben saber permanentemente donde están sus hijos, con quienes se juntan, que hacen, cuando salen, a qué hora vuelven, los permisos fuera de la casa etc.

¿Por qué es tan importante no forzar al menor a este tipo de situaciones? ¿Es necesario entonces dejar que sea él quien decida a quién abraza, besa o toca?

Doctor Barreda, sin embargo un aspecto que suele desorientar a los padres, es a veces los juegos sexuales que se dan entre los niños.

¿Es normal que un niño o niña toque el cuerpo de otros o muestre sus partes privadas entre sus pares?

Es verdad, estos juegos de conocimiento de la sexualidad propia y la del sexo opuesto han sido parte del desarrollo de cada niño y no se deben prohibir, pero distintos es cuando va más allá del juego, cuando va más allá del tacto simple, cuando va con gestos obscenos hacen sospechar que es una experiencia vivida u observada.

Decíamos que los pedófilos suelen atraer a sus víctimas mediante engaños…

¿Cómo reforzamos la conducta de nuestros hijos para evitar que sean engañados?

¿Es suficiente con advertirle que NO CONFÍEN EN EXTRAÑOS?

Tal como se expuso en el párrafo anterior, es muy importante en primer lugar la comunicación y confianza con padre y o madre acerca de cualquier comportamiento que resulte extraño , que la simple aceptación de secretos o regalos en forma reiteradas, la permanencia en soledad o invitaciones fuera del ámbito hogareño etc.. Los padres deben estar sobre todo a esta edad al tanto de todas las actividades de sus hijos menores.

¿Cómo podemos advertirles que el peligro puede estar entre las personas que él quiere y confía?

Es aprovechar justamente instancia propicia y ejemplarizar no como una forma general de pensar sino como lo que le ocurre a terceros, una simple noticia, un artículo en el diario servirá de base para levantar el tema y comentarlo. Controlar muy bien los permisos y las salidas con terceras personas, no solo de adultos sino de niños mayores.

Hemos hablado bastante de la prevención. Veamos la detección.. Doctor Barreda

¿Qué señales físicas deja habitualmente un abuso deshonesto?

Cuando se trata de una violación propiamente tal, y si es forzadas naturalmente habrán estigmas físicos objetivables que permitirán a la persona asumir violación, desde desgarros a nivel del esfínter anal o de los genitales como a nivel de parte interna de los muslos, mucho cuidado con las ropas del menor y ante la menor duda, por muy pequeña que sea será una consulta aun servicio pediátrico quien permitirá salir de la duda. Cuando es de otros fines como el exhibicionismo, utilización para material pornográfico son solo alteración del comportamiento.

¿Cuándo no hay penetración pueden haber manifestaciones físicas de que un niño ha sido abusado?

Naturalmente, desde desgarro hasta tremendas lesiones sangrantes y dolorosas, eso será de consulta inmediata para rápidamente consulta medicina legal y obtener muestras de semen y otros peritajes.

Muchos papás se sienten seguros en que si su hijo no ha hablado de este tema es porque nada les ha pasado.

Eso es un problema masivo, en que la comunicación acerca de aspectos de la sexualidad no se ha tratado en el momento adecuado y que determina es que sean fuentes externas y no muchas veces autorizadas las que den los primeros conocimientos acerca del tema. Es altamente probable si ha tenido una buena comunicación con sus hijos, que realmente nada la ha sucedido.

¿Cómo suele afectar la conducta de un niño el hecho de estar siendo abusado?

¿El niño es capaz de manifestar verbalmente este abuso? ¿Por qué?

La mayoría de las niñas y niños que están siendo víctimas no se lo cuentan a nadie porque creen que la gente va a pensar que no es verdad.

A veces desconocen incluso el vocabulario necesario para hablar sobre el tema y por lo tanto no pueden adecuadamente.

Aunque generalmente no lo expresan verbalmente, sí lo hacen mediante algunos cambios en su comportamiento.

Debemos ponernos alerta cuando de pronto una niña o niño comienza a manifestar simultáneamente varios de los siguientes comportamientos:

* Se resiste a ir a cierto lugar o a quedarse con cierta persona.

* Aparecen trastornos en su forma de dormir (tiene pesadillas, se orina en la cama, teme dormir sola, necesita una luz encendida durante toda la noche, etc)

* Aparecen trastornos en la alimentación (no tiene apetito o tiene mucho apetito de pronto)

* Siente nuevos temores y necesita que se le tranquilice mucho más que antes.

* Retorna a un comportamiento inmaduro, como de bebé.

* De repente rechaza al padre o a la madre de forma repentina.

* A veces se automutila o intenta suicidarse.

* Puede fugarse de casa para evitar que continúen los abusos.

* Baja su rendimiento escolar y cambia su comportamiento social.

Si una niña o niño de repente cambia y manifiesta varios de estos síntomas, hay muchas posibilidades de que haya o esté sufriendo un abuso sexual.

Doctor Barreda si sospechamos de algo ¿Hay estrategias para que nuestro hijo verbalice su abuso?

* Un adulto no debe esperar que un niño revele lo que está pasando, tendría que ser muy maduro y fuerte.

* El descubrir que han abusado de una niña o niño, puede resultar algo demasiado angustiante para cualquier persona. Sin embargo, nuestra primera reacción es muy importante para el menor ya que muchas veces no lo cuentan porque piensan que la gente no les va a creer.

Por eso:

* Algo esencial es creerle al niño a la primera señal.

* Nunca decirle que miente, porque no es capaz de engañar con algo así.

* Hay que tener conciencia de que el niño jamás tiene la culpa, ni imaginar la idea de que hizo algo para provocar

* No es fácil descubrirlo, porque los niños confunden los abusos con juegos de seducción, y porque frecuentemente hay amenazas por parte del agresor.

* Entran en una dinámica de estar contra la “espada y pared”, el abusador manipula mucho las emociones: “Si tu mamá se entera, por tu culpa me pueden meter preso y a ti te van a castigar”. O les dicen que lo hacen porque los quieren mucho.

* Dejar muy claro que el adulto es el responsable.

* Decirle y agradecerle de que se lo haya contado.

* Transmitirle que siente que le haya pasado esa experiencia y que a otras niñas y niños también le ha ocurrido.

* Decirle que va a ayudarle y protegerle.

* Estimular de forma tranquila a que hable de ello y no se muestre enfurecida porque podría sentirse culpable de haberlo contado.

* Si no es su madre, pídale permiso para hablarlo con ella o para pedir ayuda profesional especializada.

Por último de comprobarse que un menor ha sido abusado además de pedir ayuda médica y legal ¿Qué actitud deben tomar los padres del niño? ¿Es importante que este sepa por ejemplo que el adulto que le provocó este dolor será castigado?

En muchos casos es especialmente doloroso para una madre saber que el abuso fue cometido por su esposo, su hermano o un familiar cercano en este caso, también ella es otra víctima. Además tendrá que decidir si es necesario hacer un reconocimiento médico a su hija o hijo, si presentará una denuncia y si demandará judicialmente al agresor. Todas estas decisiones que debe tomar después de un caso de abuso sexual son muy difíciles. Para asumir este terrible hecho y tomar las medidas oportunas, ella también necesitará apoyo.

Es frecuente que las madres nieguen sistemáticamente el conflicto a pesar de las señales enviadas por el hijo. Una forma de evadir el problema es no creerle a su hijo, solo es cosa de tiempo pero el hecho se volverá a repetir.

¿Es importante evitar que el niño vea sufrir o llorar a sus padres?

¿Dónde acude un papá, mamá o niño que quiere hablar de este tema?

Tal como se ha señalado, será el pediatra o un servicio de urgencia la instancia más cercana, luego el servicio de medicina legal y todas las direcciones de instituciones de apoyo para continuar hasta terminar con lo justo y correspondiente contra el malhechor, de no ser así, este continuara y perpetuara solo en ese niño sino en muchos más, porque es una enfermedad que cuesta mucho revertirla en la edad adulta y en que no solo basta el arrepentimiento y no quererlo hacer nuevamente, sino que en otras circunstancia este hecho se repetirá y tablees con violencia mortal.

El niño aprende lo que vive

* Si vive con tolerancia aprende a ser paciente

* Si vive criticado aprende a condenar

* Si vive con aprobación aprende a confiar en sí mismo

* Si vive engañado aprende a mentir

* Si vive en equidad aprende a ser justo

* Si vive con vergüenza aprende a sentirse culpable

* Si vive con seguridad aprende a tener fe en sí mismo

* Si vive hostilizado aprende a pelear

* Si vive en la aceptación y la amistad aprende a encontrar el amor en el mundo

* Reconocer la existencia de los abusos sexuales es una forma de prevenirlos.

* Si ha sufrido algún familiar o hijo abusos sexuales, ¡no lo calle, busca ayuda!.

* El incesto no es un tabú, es una agresión y un delito.

¡¡Denuncie los abusos!!. ¡¡Atrévase!!!

Sabemos que suelen reincidir y repetir sus abusos, a no ser que intervenga alguien y los frene.

Prácticamente ninguno desistirá voluntariamente sino que necesitará una intervención judicial.

Dr. Pedro Barreda.

Programa grabado

www.pediatraldia.cl