Homicidio de Tomás: Impericia o Mala Praxis

Publicado el 18 noviembre, 2011 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Tomás Dameno Santillán, tenía 9 años

15.11.2011

A las 12 del mediodía, del 15.11.2011, Tomás, de 9 años, salió de la escuela, donde concurría al tercer grado, rumbo a su casa, distante a 9 cuadras, en la ciudad de Lincoln, Buenos Aires.

Vivía tan sólo con su madre, de nombre Susana Leonor, ya que su papá, estaba separado y vivía en otro domicilio.

Susana Lorena, tuvo luego de esta separación una relación con una nueva pareja, Adalberto Cuello, con el cual comparte la paternidad de una bebé de 8 meses.

Hasta dos meses antes de la desaparición de Tomás, su ahora ex pareja, Adalberto Cuello había convivido en el mismo domicilio de Tomás. Los testigos comentan, que el niño contaba, que era un infierno su vida, ya que recibía malos tratos de parte de su padrastro.

Inmediatamente desaparece el niño, su tía, hermana de su papá, hace la denuncia en la policía, e involucra a Adalberto Cuello, como presunto autor de la desaparición del niño.

Guillermo, el tío del pequeños, cuenta, que inmediatamente supieron lo que le pasaba al niño, sabían que el autor había sido Adalberto Cuello, ex pareja de la madre.

Ese día, el 15.11.2011, luego que escuchar el timbre, entendió que debía regresar a su casa. Luego de recorrer tan sólo 200 metros por dos avenidas principales de esa ciudad, desapareció y nunca más, durante 48 horas, se supo nada de él.

Pero…, ¿realmente no se supo nada de él?

Veamos si esto es cierto. Para ello, utilizaremos unas pocas palabras y varias imágenes, de las cuales, durante dos días, todos los argentinos, fuimos testigos:

Antes que nada, les pido, recordar este nombre “Dr. Javier Ochoaizpuro”, es el fiscal de la causa, que conocía desde el primer momento y en detalles, de boca directa de los que amaban a Tomás, todo lo que usted ahora verá en titulares.

El día 15.11.2011, cuando desaparece el niño, el fiscal, le toma declaraciones a la madre de Tomás y al padre. También hace lo propio con la ex pareja de la mujer, Adalberto Cuello. Luego de ello, los tres, se reunieron con el ministro de Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, que nunca demostró tener, la capacidad de observación suficiente, como para comprender lo que estaba pasando.

Dr. Ricardo Casal – Ministerio de Seguridad y Justicia de Buenos Aires

EVOLUCIÓN DEL CASO A TRAVÉS DE RECORTES PRIODÍSTICOS

Tan sólo un recorrido por los títulos de los diarios  

Durante la mañana, del mismo los policías ya habían allanado la casa de un familiar de Cuello, situada en Alsina 250 de Lincoln, donde utilizaron a tres perros entrenados en búsqueda de rastros que llevaron a los policías hasta ese lugar. A pesar que la policía en un momento lo observa nervioso, no lo detiene, le falta la orden judicial para hacerlo.

La madre declara que su ex pareja, Adalberto Cuello le rompía los juguetes al niño

Los tíos le informan a toda la comunidad por todos los medios

El periodismo, la comunidad y la familia tienen cientos de pistas sobre que Adalberto Cuello podría ser el autor, el fiscal aún no

 17.11.2011 DECLARACIONES DEL FISCAL A 48 HORAS DE LA DESAPARICIÓN DEL NIÑO

El fiscal declara que las investigaciones no apuntan al entorno familiar

AUDIO El fiscal, Dr. Javier Ochoaizpuro dice a la prensa, que no hay ninguna particularidad ni nada firme, como para que se investigue a Adalberto Cuello, la ex pareja…“hasta ahora, lo relacionado con el ámbito familiar, son tan sólo rumores”, expresa

El día 16.11.2011 allanan la casa de Cuello, pero tan sólo le preguntan qué hizo el día anterior

Como dicen no tener pruebas, a pesar que la policía anuncia que lo encontraron nervioso, aún no lo detienen a Cuello

Una vez que encuentran el cadáver del niño, recién detienen como “sospecho” a la ex pareja Adalberto Cuello, cosa que podrían haber hecho 48 horas antes

El Dr. Javier Ochoaizpuro, fiscal de la causa, luego de aparecer el cuerpo del niño y ante tanta evidencia, por fin reconoce su error públicamente, aunque no brinda ninguna explicación

Para Javier Ochoaizpuro “hay elementos para suponer que Adalberto Cuello sería el responsable de la muerte de Tomás Santillán”

 El tranquilo Pueblo de Lincoln llora a Tomás, mientras como sociedad, piensa, cómo les explicarán a sus hijos lo que ocurrió, que hubiera ocurrido si desaparecía uno de los propios y qué clase de Justicia, Seguridad y sentido común los protegerá de acá en más. 

 Unas ideas que es bueno aclarar

1) Ya no hay pueblos tranquilos en la Argentina, no debemos dejar que un niño, recorra ni siquiera una cuadra solo. El dolor que provoca el daño irreparable, justifica esa tensión.

2) La Justicia, es la dueña de la salud, de la vida y el patrimonio de las personas y ejecutan tan magna actividad, abogados, que son nombrados fiscales o jueces que no tienen capacitación en este tipo de delitos nuevos, toda vez, que no existen estas propuestas de conocimiento, en los programas oficiales de ninguna facultad de derecho del país.

3) Es sabido, que el sentido común, que permite observar a las personas desde una dimensión humana, no es tan común en el poder judicial argentino, por eso, observamos todos los días, que el peor enemigo de los funcionarios, es la falta de humildad, que no les deja ver ni escuchar nada que no venga de la estatura de la academia que creen tener, ya que confunden poder con conocimiento.

4) Respecto de los funcionarios, en especial los ministros de seguridad y justicia, habría que revisar si los cargos y sueldos que ganan, les quedan grandes o pequeños y si en realidad, las funciones las cumplen acorde con la responsabilidad de sus roles.

5) Cuando en un hogar hay una mujer sumisa, que acepta la violencia del hombre, es su decisión si vive sola, pero si hay algún niño, niña o adolescente conviviente, ella tiene el deber de alejar a todos de esa situación, no sólo porque es la única alterrnativa de defensa que tienen sus hijos, frente a perversos, sino por que ese tipo de hogares, entrega a la sociedad, tan sólo miserables y déspotas.

No es dificil salir de las garras de un golpeador, ya que estos abominables seres existen, tan sólo porque hay mujeres silenciosas.

Si a usted esta editorial no lo condujo a pensar como nosotros, vea en el siguiente video, la similitud que tiene este caso donde tuvo que actuar la Fundación Adoptar, donde el resultado, fue el mismo, de otro niño, esta vez, llamado Ariel, secuestrado por la ex pareja de su madre. El Poder Judicial actuó más o menos igual.

Hacer ésto con un niño, ¿cómo se llama?

 

Escribió y editó Julio César Ruiz

Tal vez te interese: