Tucumán: Niños conejillos de indias

Publicado el 23 noviembre, 2011 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Un nuevo homicidio gubernamental en Tucumán

Murió un adolescente calcinado en una celda

Otros dos en estado desesperante

El Instituto General Roca, de la provincia de Tucumán, es un establecimiento de recepción de niños en conflicto con la ley penal, cuya tutela, está a cargo del Poder Ejecutivo Provincial.

Tiene un historial de muerte. Los padres de los encarcelados, saben que sus hijos, de entre 14 y 17 años, si son apresados y enviados a este lugar, pueden salir adictos, violados, mutilados o muertos.

El 70% de los niños y adolescentes que habitan sus celdas son adictos al paco, y los que quedan a la fuerza deben consumir por imposición de sus pares y el descontrol de las propias autoridades, como el ocurrido el lunes pasado, cuando ingresó subrepticiamente, un encendedor a un calabozo que se prendió fuego.

Ese día, 20.11.2011, a las 22,15 hs. comenzó un incendio en una de las celdas, donde estaban encarcelados tres adolescentes. La versión oficial indica que tres de ellos, manipulaban fuego.

Apenas llegaron al hospital, los tres adolescentes fueron llevados al quirófano por los graves daños que el fuego les  provocó en la piel.

A las 8.15 del 21.11.2011, falleció Marcelo Pavón López, de 17 años, quién tenía quemaduras en casi el 80 % del cuerpo, informaron en el hospital.

El otro joven, el de 16 años continúa grave y en estado desesperante, con quemaduras en el 70% del cuerpo.

Los derechos humanos, en Tucumán, nunca fueron respetados, ni en la época de Bussi, ni en el gobierno actual. La Cámara Legislativa aprueba lo que le conviene a la mayoría, la minoría es prácticamente nula y el poder judicial, está conformado por abogados sin trayectoria jurídica conocida, ni prestigio académico, elegidos tan sólo, por el aval y la vista gorda del Poder Ejecutivo, eso sí, en absoluta independencia.

¡¡¡USTED MIENTE, SEÑORA!!! (primera entrega)

¡¡¡USTED MIENTE Y ENCUBRE SEÑORA!!! (segunda entrega)

En el año 2006, Fundación Adoptar pudo probar judicialmente, que en este mismo instituto, la Dra. Susana Viale Hansen, directora en ese momento, aplicaba en forma personal, drogas no aptas para el consumo humano a niños internos a pesar de nuestros pedidos por escrito para que cese en esa actividad clandestina. Poco tiempo después, ocurrió lo que le habíamos prevenido a esta señora.

Finalmente fue condenada por homicidio por la muerte del niño Ariel Llanos, pena que jamás cumplió, ya que el expediente, hasta el día de la fecha está perdido y por supuesto, a nadie le interesa que aparezca.

Susana Viale condenada por homicidio de un niño, nunca cumplió la pena, ya que el expediente desapareció

Escribió Julio César Ruiz