(Video) Como secuestran niños

Publicado el 8 febrero, 2012 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

 

Al final de esta editorial, hay un video, que proponemos ver, con un solo objetivo: Mostrar cómo operan algunas redes de traficantes de niños mayores, lo que demostrará porqué no hay que dejarlos solos, por más que interpretemos, que ya tiene la edad suficiente para ser más independientes.

Observará la velocidad y los subterfugios que utilizan para secuestrarlos. Esto que usted verá ocurre en segundos.

Lo distintos gobiernos argentinos, jamás se han interesado por esta maeteria y no han desarrollado ningún tipo de protección integral, para que esto no ocurra.

Tan sólo observe la realidad. Cuando desaparece un niño, no hay dónde denunciar. En general, las investigaciones de estos casos, están en manos de fiscales que no tienen ni la preparación ni el entrenamiento para el encuentro del niño, resolviéndose estas cuestiones, en el encuentro del cadáver o la ausencia final y definitiva de estos pequeños, cuando desaparecen del interés mediático.

Modos de minimizar los riesgos

1°) Acompañe a sus hijos lo más que pueda, incluso acostúmbrese a hacer usted las compras, no deje esa responsabilidad en ellos.

2°) Digale que cuando llegue a destino le envíe un mensaje de texto o se comunique con usted para la tranquilidad de ambos.

3°)  No se conoce casos en donde estos arrebatos de niños se hayan concretado cuando hay adultos cerca, ya que las características de este tipo de delincuentes, es aprovechar el descuido y explotar su confianza de que “no le pasará nada”. Sí se conoce casos de mafiosos que han sido sorprendidos por transeúntes que se unieron para ajusticiarlos por mano propia.

4°) Hable con ellos, muéstreles este video, para que observen con la velocidad que desaparecen y son sometidos a golpes para amedrentarlos y paralizarlos, con lo que la tarea se resuelve de mejor manera.

Véalo en compañía de sus hijos y luego dígales que ellos le cuenten a la mamá y a sus hermanitos lo que vieron.

 

Escribió Julio César Ruiz