Prohibido mirar

Publicado el 20 marzo, 2012 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

En el año 2001, en orden a la tarea que realizamos a diario sobre chequeo de pornografía infantil para la detección de rostros de agresores, habíamos publicado este artículo VER PARA CREER.

Y fuimos poco a poco, informándole , o pretendiéndo hacerlo a la población, sobre los verdaderos riesgos por los que atraviezan nuestros hijos. La mayoría de los padres, se asustan, no quieren saber ni ver esta realidad.

Nuestro objetivo, era en aquella oportunidad y siguen siendo, respondernos algunas preguntas como:

– ¿Usted se enteró alguna vez que la policía haya encontrado algún niño desaparecidos?

– ¿A dónde, también pueden ir nuestros niños desaparecidos?

– ¿A dónde van parte de los 12 bebés que desaparecen por semana, del sureste de Santiago del Estero, una de las tres fábricas de recién nacidos que hay en Argentina?

– ¿De dónde los sacan y quién provee bebés, niños, niñas y adolescentes a la industria de la pornografía infantil, una de las circulaciones de dineros más importantes del mundo?

– ¿Porqué la República Argentina nunca se interesó en legislar sobre la pornografía infantil y ha generado con ese vacío legal que nuestro territorio sea un paraíso para la pederastia internacional?

Ahora, con perdón del tema, que nos vuelve a reunir, les queremos informar sobre una noticia nueva, que conmociona. Pero tampoco la vamos a relatar, sino tan solo mostrar la tapa de un diario, tan solo el título de la noticia, para que aunque duela, nos quede claro a dónde pueden estar marcados algunos destinos de nuestros pequeños cuanto desaparecen.

La gravedad de esta circunstancia es que, cuando ésto ocurre, son ausencias sin retornos pero, la buena noticia, es que, esmerándonos en más cuidados hacia ellos, minimizamos increíblemente esos riesgos, que repetimos, pueden ser fatales.

El que desee, puede leer, en este link la nota fuente, de esta Editorial

 

Escribió Julio César Ruiz