(Videos) La crueldad de las Olimpíadas

Publicado el 20 agosto, 2012 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Las Olimpíadas terminan, para comenzar de nuevo cada cinco años. Todos los que lucran con ellas se preparan para las próximas en que podrán sacar sus beneficios económicos con el esfuerzo de los otros…los atletas.

Pocos de esos gimnastas, podrán vanagloriarse del oro, la plata o el bronce que ganaron. La mayoría, volverá con lagrimas de la derrota a cada país de origen.

Cada país elegido para los nuevos juegos, comenzará a programar cómo ejecuta la mejor apertura para brillar entre las naciones del mundo.

Pero, en todos esos llamados Juegos, hay una clase de “atletas”, que detrás de este escenario son torturados desde niños, para competir en ellas, cuando cumplan 16 años.

Todos lo saben, pero nadie dice nada. Unos alegan que es cultura, otros perversión, pero tan sólo comentan a escondidas y dentro de sus círculos íntimos.

El Papa Benedicto XVI, el 22.07.2012, mirando para el lado opuesto al de la crueldad de estos encuentros y el daño a esos pequeños, tan sólo los bendijo.

UNICEF, a más de recaudar sumas millonarias en todo el mundo, con la historieta de Un Sol para los Niños, tan sólo costea los honorarios de sus ejecutivos pero nunca denunció ni denuncia estas prácticas aberrantes contra estas criaturas.

Observe en estos laboratorios de suplicios la cantidad de derechos que se vulneran todos los días para mostrar el mejor salto, o la mejor ornamentación, lustro a lustro…sin que nadie diga nada.

Si posee una conexión lenta, deberá esperar un momento que se cargue cada uno de los videos.

Si usted dejara de donar dinero, los ejecutivos de UNICEF, comenzarían a perder el interés por “ayudar a los niños”.

Si por el contrario, desea continuar donando, haga clic en la imagen en donde encontrará una pregunta para usted.

En estos momentos, que usted termina de leer esta editorial, esos pequeños, continúan entrenándose para dentro de cinco años, sin que nadie diga nada.

Escribió Julio César Ruiz