Fallo pro-pederasta: Mata a una niña en libertad condicional

Publicado el 11 noviembre, 2012 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

 

Sofía Viale 12 años, otra víctima de fallos pro pederastas de jueces argentinos

La localidad de General Pico, La Pampa, en Argentina,  quedó conmocionada tras el hallazgo de la policía del cuerpo de Sofía Viale, de 12 años, quien llevaba 66 días desaparecida.

Sofía, de 12 años, había desaparecido el 31 de agosto del 2012, cuando salió de su casa para vender panes y masitas que cocinaba su mamá. El cuerpo fue encontrado por casualidad, debajo de una parrilla, cuando su vivienda fue allanada por una denuncia de familiares de otra niña violada de 14 años que había ocurrido en el mismo barrio, unos días despues.

El detenido, de 32 años, tiene antecedentes por delitos contra la propiedad y por hechos de abuso sexual, y se encontraba en  libertad, luego de haber purgado tan sólo 6 meses de cárcel y puesto en libertad asistida por buena conducta”.


Pero, veamos el discurso de este delincuente cuando relata cómo mató a Sofía, para preguntarnos si el juez que lo puso en libertad sabiendo cómo le funcionaba la cabeza lo deja en libertad

Usted, sin ser abogado ni juez, ¿lo hubiera devuelto a la calle por buena conducta a un hombre, que al relatar cómo mató a Sofía, lo hizo de esta manera?

“La maté el mismo día que la hice desaparecer y la violé”. “Mientras la violé la ahorqué”. “El 31 de agosto estaba deprimido por el suicidio de mi hermanastro. Estaba angustiado, tomé pastillas y me drogué. Salí a la vereda, me senté en la casilla del gas y por ahí pasó Sofía vendiendo panes. Le dije que le iba a comprar algo y que pasara”.

“Ella se quedó en la puerta pero me hice el descompuesto, me tiré en el sofá, le pedí ayuda y Sofía entró”“Una vez en el living de la casa (situada a sólo 100 metros de la de la niña) Janssen continuó: “La agarré, la llevé hasta la habitación matrimonial y la violé mientras la ahorcaba con las manos. “Luego la rematé con un lazo”.

“Luego que la vi muerta, hice un pozo, debajo de la parrilla, le tapé el cuerpo con tierra, pero como no la podía enterrar del todo, la tuve que sacar para profundizar el agujero y la segunda vez ya pudo entrar”. “Luego, le puse maderas y armé como un corral”.

Al ser encontrado, el cuerpo de Sofía estaba sin sus zapatillas, por lo que al ser consultado al respecto, Janssen dijo que las había dejado en el patio de su casa y cuando su pareja le preguntó de quiénes eran él le respondió que se las había dado un hermano, al igual que el carrito en el que Sofía llevaba el pan, que fue hallado en la vivienda.

“Me quedé con su celular también y si bien primero lo quise vender, le saqué el chip y lo arrojé a la laguna” “El dinero que tenía por la venta del pan, se lo saqué y compré droga”.

Janssen quedó acusado del delito de “homicidio agravado criminis causa” (matar para ocultar otro delito, en este caso la violación) por el caso de Sofía, como así también por el “abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de armas” de la adolescente. Los funcionarios judiciales pidieron se realicen pericias psicológicas.

No hace falta aclarar quiénes son los de la fotografía…esta es la desolación que  provoca el pederasta, con la ayuda del juez


Reflexiones de este horror

1) No exponga a sus hijos, estamos en tiempos difíciles, no los mande solos a ningún lugar, ocúpese más de ellos

2) Los funcionarios judiciales, peligrosamente están descuidándose en sus conocimientos y están concretando actos de pederastías, involucrándose en fallos que finalmente terminan en reincidencia.

3) Es peligroso que el mismo juez y fiscal pidan exámenes psicológicos del reo, por cuanto, puede que los psicólogos digan que está enfermo y por ello, vuelvan a quedar libres, cuando en orden al sentido común estos seres cometen estas aberraciones sabiendo perfectamente el daño que hacen, porque entienden lo que es el bien y lo que es el mal, más aún, gozan, con el sufrimiento de la víctima.

4) El Código Penal Argentino, debiera contener un artículo, que pene con la misma sanción al ejecutor material de la acción como a toda persona que haya colaborado, de la manera que fuera, incluido a través de dictamen judicial en la efectivización del delito de violación o violación seguida de muerte de un niño, niña o adolescente, ya que sin la participación de esos actores oficiales, la víctima no hubiera debido soportar la vulneración de su libertad sexual, la protección de su inocencia o la pérdida de su vida.

El Código Penal Argentino tiene dos motivos para aplicar una sanción penal: por acción, como por omisión.

Cuando un niño, es abusado o sufre el abuso seguido de muerte provocado por un reincidente, cuyos antecedentes debieron haber estado en el conocimiento y consideración judicial para decretar la libertad, surge, a más de el ejecutor material (el que comete la acción) un posibilitador, el juez, el fiscal y el defensor de menores, que se transforman inexorablemente en socios del operador, ya que sin su conducta (omisión al dejarlo en libertad) permite que se materialice la ejecución.

Escribió Julio César Ruiz