Difusión 2: Imágenes de adquirentes de bebés

Publicado el 25 enero, 2013 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Clelia Grillo de regreso a Santiago del Estero para devolver el bebé

Marcelo Meyer y su abogada Ana Luna

Marcelo Meyer y su esposa Clelia Grillo, fueron apresados en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires, cuando regresaban de Santiago del Estero, con un bebé sustraído de su madre biológica.

La documentación apócrifa del bebé, fue uno de los motivos por los cuales las autoridades los obligaron a regresar al Juzgado del Crimen de La Banda, en calidad de detenidos e imputados del delito de supresión y suposición de identidad.

Clelia Grillo y su abogada Ana Luna porteña y su Abogada Andrea Viviana Diaz de Santiago del Estero

Clelia Grillo a cara descubierta, de regreso a Santiago del Estero momentos después de entregar a la Justicia el bebé sustraído

La mujer fue alojada en dependencias de la División Trata de Personas de la Policía provincial, en tanto que su esposo permanece detenido en la sede de la División Delitos Comunes (D6).

La pareja será asistida legalmente durante el interrogatorio por la abogada santiagueña Andrea Viviana Díaz, ya que la abogada del matrimonio, Ana Estela Luna, no se encuentra matriculada en esta provincia, práctica ésta habitual de adquirentes de recién nacidos, que inocentemente llevan su propios abogados desde sus provincia, por si surgiera algún inconveniente.

El juez de feria, Dr. Darío Alarcón, pidió que el matrimonio fuera detenido en el aeropuerto Jorge Newbery, de la provincia de Buenos Aires, y sea retenido el pequeño y enviado a Santiago del Estero, quién quedó a resguardo.

Izq. Abogada Ana Estela Luna (Bs. As) y Andrea Viviana Diaz (Sgo Estero)

No hubo dinero según la abogada Luna

Abogada de los adquirentes Ana Estela Luna

Un párrafo aparte, merece la confusa estrategia de defensa de la abogada bonaerense, Ana Luna de los adquirentes, queriendo justificar la imposible, pero observemos lo que dijo (párrafos textuales)

“Rechazo contundentemente la existencia de una transacción”. “No hubo dinero ni nada por el estilo” y continuó:  “Todo se trata de un error, que para la Justicia es un ilícito”. (sic) (¿?)

A pesar de ello, la misma abogada señala una conducta tipificada como delito penal de su cliente cuando dice: “…“reconozco que Marcelo Meyer  inscribió al niño como si fuera su padre biológico, alterando la identidad real del niño”.

Luna, insólitamente quiere justificar el delito, lo que para ella es un error, diciendo: “Es un matrimonio que busca un hijo hace diez años. Se ha inscripto en muchas provincias en busca de una adopción, a excepción de Santiago (¿?) y dejó en claro que “nunca estuvo en su mente violar la Ley. Se trató de un error”.

La letrada interpretó que la ley tiende tiene dos interpretaciones diametralmente opuestas (¿?) y dijo: “penalmente, la pareja cometió delito, aunque para su defensa, simplemente el hombre fue al Registro Civil y lo inscribió como suyo, aún sin ser su padre”. (¿?)

Continuó: “La ley civil establece que la impugnación de un reconocimiento la tiene el propio hijo, o quien tenga un interés legítimo, u otro familiar. En este caso lo tiene el Estado, quien dijo este señor no es el padre biológico. Ello configura un delito en esta causa. Para nosotros, no”, subrayó la profesional.

Lo único aconsejable de esta profesional es que cuando necesiten un abogado busquen otro. De todas maneras, los esposos fueron detenidos y por ahora continúan en ese estado, por haber sido sorprendidos con un bebé en brazos y presentar en el aeropuerto, documentación en donde se advertía la disparidad entre los apellidos de los adultos y el del pequeñito.

Otros tres sospechosos

La compleja historia también se sostiene en otras dos personas: madre e hija, de apellido More (del barrio Huaico Hondo) de La Banda, Santiago del Estero, que ya tendrían otras 4 causas por sustracción de recién nacidos en los años 2004, 2006, 2008 y 2010 (de acuerdo con la Maternidad de La Banda) y ésta última entrega de Enero 2013 al matrimonio Mayer, de la ciudad de Martinez, Buenos Aires.

Aún no se ha logrado establecer el paradero de los otros cuatro bebés. Mientras tanto, la trama destila supuestas reincidencias en nacimientos y éxodos de bebés, con destino incierto.

Escribió Julio César Ruiz