Trata de Bebés: Así se desbaratan bandas

Publicado el 29 septiembre, 2013 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Cuando Cristina Fernandez era senadora, más precisamente el día 24.08.2006, nos reunimos con ella y le explicamos cómo operan las mafias instaladas en Argentina, que operan con la compra y venta de bebés dentro de las tres empresas multinacionales que administran el 75% de las apropiaciones de pequeños para enviarlos a destinos inconfesables.

Concurrimos a dejarle documentación sobre nuestros estudios, investigaciones y denuncias penales de 14 años, en el sureste de la provincia de Santiago del Estero.

Cuando terminó la reunión y antes de despedirnos, nos preguntó. “¿Cómo se termina con el tráfico y la trata de bebés en nuestro país?” a lo que respondimos sin dudar: “De una manera muy fácil por cuanto el 95% de las bandas mafiosas están conformadas por empleados y funcionarios públicos que dependen de su administración”.

Nunca mas la volvimos a ver, nunca más se comunicó con nosotros, nunca más hizo lo único que le habíamos pedido, que las apropiaciones de recién nacidos fuera de los gobiernos militares formen parte de las agendas públicas del gobierno.

Recuerdo, que cuando la vimos por primera vez en una oficina del Congreso de la Nación, sentíamos que habíamos llegado a la Mujer Maravilla, imagínense era la esposa del presidente Néstor Kirchner. Poco tiempo después volvimos a darnos cuenta que una vez más nos habíamos equivocado, era tan sólo una mujer a quién este negocio no le interesaba.

Veamos a continuación dos pequeños videos, en donde se observa cómo se lucha contra estas bandas cuando hay interés político en erradicarlas.

Esto ocurrió hace unos días en China…pero usted se preguntará…¿qué tiene que ver la China con ésto?…bueno, al igual que ellos, Argentina, no tan sólo comercializa recién nacidos de esta misma manera, sino que es proveedora internacional hacia todo el mundo…la diferencia es una sola… en China la cuestión figura en las agendas públicas del gobierno. Observe la cantidad de miembros de las fuerzas públicas de seguridad involucradas.

Escribió Julio César Ruiz