Adopciones: El dolor de la mentira y la estupidez

Publicado el 15 diciembre, 2013 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Oficializan una vez más, los datos que Fundación Adoptar viene revelando desde hace 14 años, sobre la desaparición sistemática del instituto jurídico de la adopción, por las actividades mafiosas que se operan en 3 organizaciones multinacionales dedicadas a la compra-venta de recién nacidos.

La provincia de San Juan pertenece a la zona 3, infectada por estas bandas alentadas y protegidas por la asociación de delincuentes especializados en el tráfico humano y funcionarios públicos, cuya moneda de cambio es la coima por la impunidad.

El 24.08.2006, en audiencia privada se lo dijimos a la Sra. Cristina Fernandez, en ese entonces, senadora nacional y esposa del presidente de la Nación. Desde ese momento fuimos objeto de agresiones oficiales permanentes.

¿El motivo de la demora en la adopción?: Cada vez llegan menos bebés a los Juzgados de Familia para ser dados en Adopción. La mayoría de ellos, son vendidos a destinos inconfesables como la pornografía y la prostitución infantil, el desguace de órganos, la mendicidad, para la utilización de sus genitales para el transporte de drogas (mulas) y hasta para ritos satánicos.

Mientras tanto, con el aval de juristas de escritorios, pero “especializados” continúan diciendo desde la Presidencia de la Nación, que ya se cambiará la ley y ésto se solucionará, cuando en realidad, de perseguir a la mafia, con el Código Penal nadie habla. Estas bandas, en un 90% están conformadas por empleados y funcionarios públicos.

Pero, en esta oportunidad, 14 de diciembre del 2013, veamos que se dice oficialmente sobre esta materia.

En este caso se trata de la tercera organización multinacional de venta de recién nacidos de Argentina correspondientes a las provincias que colindan con la Cordillera de los Andes.

Escribió Julio César Ruiz

Tercera-fábrica-de-bebés

TIEMPO DE SAN JUAN

Datos Oficiales

natalia-caballero
Por Natalia Caballero
14-12-2013

Adopciones en San Juan: cada vez hay menos inscritos

En los últimos seis años bajó un 64% la cantidad de anotados, según los datos de la Secretaría Social de la Corte de Justicia. En lo que va del año se han entregado 32 niños en adopción, uno más que en el 2012.

Desde el 2008 en adelante ha ido descendiendo paulatinamente la cantidad de inscriptos para adoptar en la Secretaría Social de la Corte de Justicia. Seis años atrás se aprobaron 75 carpetas de personas interesadas en adoptar mientras que hasta noviembre del 2013 le dieron el sí a 27.

La jueza de Menores, María Julia Camus, analizó la situación y dijo que “la retracción no se relaciona con la cantidad de trámites que hay que realizar y los extensos tiempos de espera sino que a partir de que los interesados supieron todos los requisitos que deben cumplir, ahora se anotan sólo aquellas personas que verdaderamente quieren ser padres”.

(¿?) Comentario insólito: ¡¡¡Cómo!!! ¿es que antes se anotaban los que no querían ser padres?

Comparando las estadísticas del 2008 con las del 2013, se registró una baja de inscriptos del 64%: hace seis años hubo 75 postulantes aprobados  mientras que este año 27. Es importante destacar que no todas las personas que quieren adoptar un niño son aprobadas, en muchos casos no pasan los exámenes psicológicos y se quedan en el camino.

Las estadísticas completas indican que en el 2008 se inscribieron 101 personas para adoptar pero fueron aprobadas 75, en el 2009 se anotaron 94 pero pasaron 70, en el 2010 67 se presentaron pero les dieron el sí a 63, en el 2011 se inscribieron 44 y 41 fueron aprobados, en el 2012 se mostraron interesados 42 y 32 pasaron las pruebas y en el 2013 se inscribieron 37 postulantes y recibieron la aprobación 27.

Camus evaluó el proceso y dijo que es el correcto y que si bien es muy largo debe ser así porque los postulantes no “compran mercadería en un almacén, se están postulando para criar un niño y hacerse cargo de manera integral”.

A esta señora le parece bien un trámite de adopción aunque sea largo. Del Superior Interés del Niño, que postula la Ley 26.061 sobre la urgencia del niño por contar con alguien que lo ame?… no dice nada.

Desde la Secretaría Social dijeron que las profesionales “se toman el tiempo necesario para realizar las entrevistas” y que esto es así en todas las provincias del país. Coincidieron con Camus y señalaron que la mirada está puesta en el niño, no en los adoptantes.

El Registro de Adoptantes se encuentra integrado por todas aquellas personas (ya sean solteros o en pareja) que fueron aprobadas por la Secretaría Social para ser postulantes. Para poder inscribirlos, se les exige cumplir con larga serie de requisitos que incluye desde los recibos de sueldo de los futuros adoptantes hasta la historia familiar de los mismos. Además deben pasar entrevistas realizadas por trabajadoras sociales y psicólogas de la repartición.

Una vez culminado ese proceso, la Secretaría realiza una evaluación final que es enviada al Juzgado de Menores. “Una vez que llega la carpeta de Secretaría Social, nosotros emitimos una providencia para que ese legajo se asiente en el Registro de Adoptantes. Después les tomo una entrevista personal a los postulantes, las mismas se realizan los miércoles en horario de mañana”, agregó la magistrada que el 21 de diciembre cumplirá un año como jueza.

A lo largo del 2013 se han dado en adopción 32 pequeños mientras que en el 2012 fueron adoptados 31. Aunque la cifra parezca escasa, es necesario derribar algunos mitos. “Desde el 21 de diciembre del 2012 hasta hoy (por el miércoles 11) hemos tenido tres casos de bebés que fueron entregados para ser dados en adopción, no son cientos los niños que tenemos a la semana”, informó Camus.

Esto corrobora lo que venimos diciendo y que esta jueza aún no se enteró: Los trámites demoran cada vez más tiempo, porque cada vez llegan menos bebés a los juzgados para ser dados en adopción porque la mayoría de los aspirantes buscan ser padres a través del mercado negro y porque la mafia, vende los recién nacidos a destinos más interesantes desde el punto de vista económico.

“A la escasez de niños, se le suma las pretensiones de muchos adoptantes”. (¿?) Desde la Secretaría Social, las profesionales que se encargan de tomar las entrevistas a los posibles postulantes comentaron que muchos les piden sólo bebés, en otros casos que sean de un determinado sexo y a veces hasta les han pedido que cumplan con ciertos requisitos físicos. Los niños más crecidos, de entre 8 y 12 años, no los suelen aceptar. Las nenas también sufren porque la mayoría se inclina por los varoncitos cuando se les consulta.

Tal como establece la Ley de Adopción, la mirada a la hora de entregarle la guarda de un niño a un postulante está puesta en el pequeño. La prioridad la tienen los padres de menos de 45 años, sobre todo si los chicos son de corta edad. Las parejas que no pueden tener hijos y que no tienen otros pequeños adoptados también integran una especie de lista de casos prioritarios.

El objetivo de la Justicia es que los niños encuentren una familia en donde sean criados con amor fundamentalmente. Aunque la posición económica de los postulantes es verificada, lo importante es que sean los adecuados para las demandas del pequeño que van a criar y que se va a convertir en su hijo.

Transcurrido un año desde que los padres adoptivos tienen al pequeño que la Justicia les otorgó, recién obtienen la adopción plena. “Antes de entregarles la adopción plena a los guardadores les hago una nueva entrevista. Es increíble ver los gestos de los niños y como son, en la mayor parte de los casos, cuidados con todo el amor del mundo. Es una gran satisfacción ver esa escena familiar después de tanto dolor”, concluyó Camus.

 LasCifras” oficiales del horror para San Juan

2008 – 75 postulantes fueron aprobados para integrar el Registro de Adoptantes

2013 – 27 postulantes fueron aprobados para integrar el Registro de Adoptantes

 Dato

“Antes de entregarles la adopción plena a los guardadores les hago una nueva entrevista. Es increíble ver los gestos de los niños y como son cuidados con todo el amor del mundo. Es una gran satisfacción ver esa escena familiar después de tanto dolor”, María Julia Camus, jueza de Menores

La ternura con que termina la nota esta señora es conmovedora y está relacionada tan sólo con los niños que puede o quiere ver, el dolor de los otros, de los que nunca tienen esa oportunidad, ni de los aspirantes que creyendo en la ley hacen lo que dice ella, no le surge ninguna reflexión.

Quizá la confusión sea nuestra y que esta jueza, en realidad sea de otro país. 

Las opiniones en color de la presente nota, pertenecen a Julio César Ruiz