La doble vida de los pederastas

Publicado el 24 abril, 2016 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

pederasta

El 95% de los abusos sexuales de bebés, niños, niñas y adolescentes ocurren dentro del seno familiar. Es interesante ver este video por cuanto nos muestra varias facetas, como por ejemplo cuál es el motivo por el cual este tipo de delincuentes pasan inadvertidos. Quizás los tenemos por años viviendo dentro de nuestras casas y compartiendo nuestro lecho sin siquiera sospecharlo.

En EE.UU lugar donde vive esta señora y relata lo sucedido existe la Ley Megan, una norma que controla los movimientos y datos generales y particulares de los pederastas denunciados y con cumplimiento de condena. Con ello se logra que cualquier persona tenga acceso a conocer a través de Internet si es que en el vecindario existe un pederasta, cuál es su domicilio, su fotografía, cuánta condena cumplió por delitos sexuales y que tipo de peligrosidad posee. Están obligados a colocar en los frentes de sus casas un cartel que informa al público sobre la condena cumplida cuando salen de la cárcel, considerado éste método cómo única posibilidad de proteger a las personas de este tipo de depredadores.

Para la provincia de Tucumán, Fundación Adoptar presentó un proyecto similar, el que felizmente fue aprobado por unanimidad en la Cámara Legislativa, que y que se transformó en ley, la que nunca fue reglamentada y por ello nunca aplicada por José Alperovich representante del gobierno más corrupto de la historia de dicha provincia.

leydoblehoja

También administrando el 102 – El Teléfono del Niño (2002/2006) Fundación Adoptar denunció a 1.120 pederastas a la Justicia de la provincia de Tucumán, hechos que nos hicieron conocer sus propios hijos, sobrinos y nietos de los agresores. Los tribunales jamás citaron a nadie.

El presente video pretende advertir sobre situaciones de sufrimientos que en muchos casos provocan daños irreparables. Dado que las autoridades argentinas no han hecho hasta el momento demasiado para la persecución y encarcelamiento de este tipo de miserables, proponemos que usted aprenda a cuidar a sus hijos conociendo la experiencia de esta mamá.

Escribió Julio César Ruiz