Venta de bebés: Así operan los jueces más audaces

Publicado el 3 abril, 2016 por Julio César Ruiz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Juez Titular del Juzgado de Familia Nro. 1 de Pilar, Dra. Alejandra C. Velázquez

ACLARACIONES DE FUNDACIÓN ADOPTAR

La Juez Titular del Juzgado de Familia Nro. 1 de Pilar, Dra. Alejandra Claudia Velázquez fue suspendida por irregularidades gravísimas en el desempeño de su cargo.

Fundación Adoptar viene divulgando, desde hace años y tan sólo recibiendo las espaldas de los gobiernos los modos de operar en la trata de recién nacidos, en donde se muestra a las claras la participación del propio Poder Judicial.

Esas mafias que denunciamos operan fundamentalmente en tres territorios argentinos y están conformadas por la asociación de delincuentes dedicados a la trata de personas con funcionarios públicos cuya relación es la coima por la impunidad.

Lo más difícil de creer y por ende probar es este sistema que involucra de modo directo al Poder Judicial en este caso, a través de una jueza con nombre, apellido, cargo y fotografía. Observemos la descripción de lo que dio motivo a tamaña fundamentación de sus superiores para tomar esta decisión.

Esta manera, muy difícil de probar obviamente es la que describe el verdadero motivo de las demoras en las adopciones: Cada vez son mayores las demoras por cuanto cada vez llegan menos bebés a los Juzgados de Familia para ser dados en adopción porque los licua la trata de bebés, en contraposición a las mentiras del gobierno de la familia Kirchner y anteriores que ocultan esta realidad diciendo que los cambios en el Código Civil del 01.08.2015 iban a incidir en la aceleración de los procesos.

Veamos ahora el caso particular de esta señora:

Fuente

 El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios de la Provincia de Buenos Aires resolvió hoy suspender a la Sra. Juez Titular del Juzgado de Familia Nro. 1 de Pilar, Dra. Alejandra C. Velázquez, en un paso más hacia su enjuiciamiento por una larga serie de anomalías e in-conductas.

El jurado presidido por el Dr. Juan Carlos Hitters (Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires) cuenta con un profuso expediente de denuncias y testimonios contra sus actuaciones, donde consta que no habría sido la autora de la mayoría de sus resoluciones, ya que en muchas de las oportunidades en las que aparecía rubricándolas, los registros de migraciones la encontraban en el exterior.

Sólo en el año 2014, se ausentó del juzgado durante 203 días laborales. También dentro del expediente al cual el Colegio de Abogados de San Isidro aportó numerosos testimonios y pruebas en base a las denuncias recibidas, figuran denuncias como la de las trabajadoras sociales que se desempeñaban a su cargo en el juzgado a las cuales les propuso realizar un “trabajo extra” a su labor en el tribunal a efectos de captar niños en situación de adoptabilidad o mujeres embarazadas que desearan dar a sus hijos en adopción, a las cuales instaba a que salieran a “conseguir panzas.”

En el ámbito judicial dan cuenta de una red conformada para detectar a través de asistentes sociales a mujeres embarazadas de condición humilde para que ofrecieran sus hijos en adopción, metodología que se habría repetido a través de un importante centro sanitario de la zona.

Para la Suprema Corte de Justicia bonaerense –al inicio del proceso la jueza no debía continuar en el cargo por las “severas anomalías detectadas en la tramitación de procesos de abrigos, guardas y adopciones”. El accionar irregular de la magistrada cobra mayor relevancia por la sensibilidad de los casos que debía atender por tratarse de un juzgado de familia, que abarca temáticas de violencia familiar y de género, alimentos, tenencia de menores entre otras. Luego de meses de trámite, se espera que avance con celeridad luego de algunas dilaciones a mediados del 2015.

La contundencia de las pruebas, el cambio de signo político en Pilar donde la jueza Velázquez tenía aceitadas relaciones, el ímpetu de la investigación y el jurado conformado indican que se avanza rápidamente hacia el juicio de la magistrada.

El caso emblemático de las nenas que volvieron a EE.UU La jueza cobró notoriedad en los medios por el caso de Ana Alianelli cuyas hijas debieron volver a vivir a Estados Unidos con su padre nativo de dicho país, a pesar de la opinión contraria de las nenas. Este trámite desnudó en principio la desaprensión de la magistrada, y fue uno de los que permitió con la posterior profundización de la investigación que se detectaran irregularidades de mayor gravedad, relacionadas con entregas irregulares de menores y tenencias de hecho.

Escribió Julio César Ruiz