Aprietes del juez de la causa por trata de bebés

Publicado el 11/03/2011 por Julio César Ruiz

TRÁFICO DE BEBES: ATENTADO Y AMENAZAS DEL JUEZ HACIA LOS MIEMBROS DE LA FUNDACIÓN ADOPTAR

Este es el juez del Crimen que debía investigar la trata de bebés en Añatuya, Santiago del Estero, República Argentina

Nunca citó a ningún señalado por nuestra organización para interrogarlos, a pesar de las pruebas fílmicas terminantes que presentamos.

Luego de quemas producidas intencionalmente en el hospital regional de Añatuya y de oficinas del Registro Civil, terminó sobreseyendo a todos sin siquiera haberlos citado a declarar.

Cuándo regresábamos el día 24.08.2006, de cumplir diligencias ante su Juzgado y ser víctima de sus atropellos, sufrimos un accidente automovilístico, de un fuerte impacto trasero en el vehículo en el cual regresábamos a Tucumán. La camioneta que nos atropelló, pertenecía al gobierno de Santiago del Estero

¿POR QUÉ DR. ÁLVARO MANSILLA?

El día 24.08.2006, el presidente de la Fundación Adoptar, en compañía del Asesor Legal, Dr. Augusto Battaglia, se presentaron a declarar en la causa “Niccolai, Sonia s/ su denuncia” radicada en el mismo Juzgado, donde se nos acusa de una supuesta “falsa denuncia” por la cual solicitábamos se investigue el hecho por el cual Sonia Niccolai, hermana del Presidente de la Cámara Legislativa de Santiago del Estero y funcionaria del Hospital Regional de Añatuya, con Graciela Mujica, le habrían manifestado a Susana Beatriz Cárdena, una mujer indigente de la zona, que entregara a uno de sus bebés gemelos, nacido el 21.02.2006.

Esta es la prueba que presentamos en el expediente:

Fuimos atendidos por una empleada instructora, quien nos manifestó: “cuando se hace una denuncia se acompañan los elementos probatorios suficientes, ya que de lo contrario usted es responsable del delito de falsa denuncia”. Seguidamente, nos expresó que debíamos declarar sobre “…quién les da la información que manejan”

Respondimos que dada la envergadura de nuestra denuncia y por razones de seguridad de las personas involucradas, no íbamos a informar sobre la identidad de las personas que nos habían brindado la información. Así también expresamos que los hechos precisamente fueron denunciados a fin de que ese Juzgado investigue las compra venta de bebés en la zona. Por último le expresamos que haciendo uso de nuestro legítimo derecho, hacíamos reserva de manifestar la fuente de nuestra información en éste y en los numerosos hechos que habíamos denunciado.

trica

De modo intempestivo y sin presentarse, llegó el Juez Correccional provisorio, Álvaro Rafael Mansilla, la Secretaria del Juzgado Ester E. Bustamante Leiva y la Fiscal provisoria María Teresa Gerez. En este punto el Juez Mansilla, visiblemente molesto y prácticamente gritándonos, entre otras cosas nos dijo

1) “Ustedes han hecho muchas falsas denuncias y deben atenerse a las consecuencias…”

2) “Ustedes no pueden andar diciendo por todo el país que en Añatuya se venden bebés…”

3) “Ustedes no son quiénes para nombrarme y decir cualquier cosa sobre mí en los medios de comunicación…”

4) Dirigiéndose al Dr. Augusto Battaglia -Asesor Jurídico de la Fundación Adoptar- le gritó: “Quién sos vos” “Vos no sos abogado”, “No sabes nada de derecho”, “Mirá lo que tengo que escuchar, sólo decís barbaridades” y tomándolo del brazo intentó sacarlo de la habitación por la fuerza, gritando: “te voy a hacer sacar por la policía”.

5) Una vez afuera el Dr. Battaglia y sumamente exaltado, el Juez Mansilla expresó, dirigiéndose al suscripto, con el mismo tono de voz: “Tenés que dar la fuente de información, tenés que decirme quién te da los datos, vos no sos periodista, vos no podés guardarte la fuente y si no lo hacés ya vas a ver lo qué te pasa”.

La compleja situación que debimos afrontar en el Juzgado Criminal de Añatuya nos llevan a concluir que el Juez Álvaro Rafael Mansilla y el personal del Juzgado violentaron prácticamente todas las garantías procesales que deben respetarse en la administración de Justicia de un proceso penal, lo que es práctica común en este Juzgado, recordemos, tan sólo algunos casos:

a.- María Roberta Gerez (detenida por más de 150 días), a la que se le creó una causa por corrupción de menores, luego de haber denunciado que María Rita Baseotto, le sustrajo hace 19 años a su hija. Por supuesto, al día de la fecha, no fue citada aún a declarar la hermana de Monseñor Baseotto.

b.- José Iñiguez, ex Jefe del Registro Civil de Añatuya, quien al negarse a expedir partidas de nacimientos sin certificado médico, y no haber querido ingresar a una de las bandas de tráfico le fue creada una causa penal en su contra y detenido por 8 días sin explicaciones .

c.- Ex diputado Néstor Floridia, que luego de denunciar, en el año 2001 el tráfico de niños y el enterramiento de cadáveres de bebés en los predios del Hospital Regional de Añatuya se le creó una causa por abigeato (cuatrerismo) y en razón de ello se archivó la causa de los enterramientos por ineptitud moral del denunciante.

d.- Gladys Castaño, quien la primera semana de marzo del 2006, luego de denunciar a Monseñor Baseotto en la sustracción del bebé de su hermana, fue detenida, sin orden judicial, por la comisaría de Añatuya, donde sufrió dos intentos de violación por parte del Oficial Carlos Luna, dentro de las instalaciones de la propia comisaría. (ver)

e.- Aldo Sanagua y Silvio Sosa, quienes luego de tomarles declaraciones en el expediente, se les obligó a los gritos que firmen una carta pidiéndole perdón a Monseñor Baseotto.

Por todas estas circunstancias entendemos que las Causas Penales sobre tráfico y venta de bebés denunciadas en el Juzgado de Instrucción en lo Criminal y Correccional de Añatuya, Santiago del Estero, República Argentina, no pueden continuar siendo investigadas por el Juez Álvaro Mansilla y debe intervenir en forma directa la Corte Suprema de Justicia de Santiago del Estero.


ACCIONES QUE ESTAMOS DESARROLLANDO

1.- El mismo día 24.08.2006, siendo las 12,57 horas presentamos escrito de recusación al Juez Álvaro Mansilla.

2.- Presentaciones, denunciando al Juez Álvaro Mansilla ante:

a.- Corte Suprema de Justicia de Santiago del Estero

b.- Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

c.- Ministerio de Justicia de la Nación.

d.- Comisión de Ética del Colegio de Abogados de la Provincia de Santiago del Estero.

e.- Comisión de Ética del Colegio de Abogados de la Provincia de Tucumán.

f.- Asociación de Magistrados y Funcionarios de Santiago del Estero

g.- Cámara Legislativa de la Provincia de Santiago del Estero, pidiendo el desafuero del Juez Álvaro Rafael Mansilla.

h.- Presentación del caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos y la Organización de las Naciones Unidas.

i.- El día 31.08.2006, a las 17 horas, en audiencia otorgada por la Senadora Nacional Cristina Fernandez de Kirchner, solicitaremos protección para los miembros de la Fundación Adoptar y apoyo político para la continuidad de las investigaciones sobre tráfico de bebés en Santiago del Estero.

A NUESTRO REGRESO, UN ACCIDENTE AUTOMOVILÍSTICO

Siendo las 21,30 horas, del mismo día 24.08.2006, mientras regresábamos de Añatuya y 2 kilómetros antes de llegar a Termas de Rio Hondo, mientras circulábamos en el vehículo de la Organización, a una velocidad aproximada de 90 Km. por hora, por sobre la ruta, fuimos literalmente embestidos desde atrás por una camioneta perteneciente a la Municipalidad de Termas de Rio Hondo, marca Ford Ranger, chapa patente ETY 687, manejada por el Sr. Leonardo Javier Jimenez, DNI 24.260.885, que se desplazaba en nuestro mismo sentido. Esta denuncia quedó radicada en la Comisaría de la zona.

Los dos atentados sufridos por nuestro representante en Añatuya, durante el año 2006, el periodista Aldo Sanagua, la muerte sin investigar de monseñor Sueldo, en Septiembre de 1998, en esa misma ruta, en un “accidente” de características dudosas, que nunca se investigó, las agresiones y amenazas permanentes que recibimos en el proceso de investigación del tráfico de bebés en Añatuya, nos colocan en la posición de informar a la Sociedad de la Argentina e Internacional sobre hechos de esta naturaleza, como único amparo de seguridad con el que contamos como es su divulgación, que rogamos publicar y reenviar a vuestras casillas de correo.

Escribió Julio César Ruiz