Baseotto líder de la trata de bebés

Publicado el 20/10/2009 por Julio César Ruiz

Baseotto

Lo denunciamos penalmente y sabíamos que era políticamente incorrecto

Ni Antonio Baseotto, ni su hermana María Rita, fueron convocados por la Justicia. Tampoco se presentaron espontáneamente por las denuncias penales que ambos tienen sobre tráfico y la trata de bebés en Añatuya, Santiago del Estero, Argentina, situación ésta, que las personas de bien no hubieran soportado dejar en el silencio

El Papa Benedicto XVI elogia dones humanos del obispo Baseotto

La “epístola autógrafa” del Pontífice con motivo de las bodas de oro sacerdotales del prelado militar fue difundida por la agencia católica AICA, justo hoy que Baseotto cumple 75 años y se especulaba con que la Santa Sede aceptaría su renuncia al alcanzar el límite de edad canónica.

El Papa saluda a Baseotto como “venerable hermano” y lo felicita por “la dedicación al cuidado y progreso espiritual de los soldados y de sus familias” desde su designación como ordinario militar en 2002.

Tras destacar “sus especiales dones humanos y cristianos, y su particular prudencia”al frente a la diócesis de Añatuya por diez años, Benedicto XVI subraya como característica de la gestión de Baseotto su “recta interpretación de la doctrina de la Iglesia”.

Esto le permitió “impregnar toda su obra, a sus sacerdotes y a los fieles que le fueron confiados”, valora el Papa en su misiva.

Por último, Benedicto XVI otorga con “especial afecto” la bendición apostólica y la hace extensiva a “los amados hijos del obispado castrense de la Argentina”.

La polémica desatada en torno a Baseotto comenzó en febrero de ese año, cuando el obispo envió una carta al ministro de Salud, Ginés González García, en la que se pronunciaba contra el reparto de preservativos y la despenalización del aborto.

Allí, el religioso citó una frase del Evangelio que dice que “los que escandalizan a los pequeños merecen que les cuelguen una piedra de molino al cuello y los tiren al mar”.

Inmediatamente el Presidente pidió la remoción del prelado, pero el Vaticano lo ratificó. Como represalia, el Gobierno dejó de depositar el sueldo correspondiente al obispo castrense, que tiene en el organigrama del Estado argentino rango de subsecretario, que finalmente años despues terminó cobrando íntegramente y con los intereses correspondientes.

Baseotto fue acusado por presunta apología del delito ante la Justicia, que lo sobreseyó en julio de ese mismo año.

Pero además, Baseotto había sido denunciado por trata de bebés en Añatuya el pueblo más pobre de Santiago del Estero, donde se desempeñó como obispo desde 1991 hasta 2002 que llegó al obispado castrense.

La denuncia la impulsó primero el ex diputado justicialista Néstor Floridia y luego por la Fundación Adoptar. Sin embargo, esos cargos dieron lugar a una causa judicial que finalmente terminó, como era de suponer con el sobreseimiento de Antonio Baseotto y su hermana María Rita, sin haberlos citado a declarar en ningún momento.

Nota de la Fundación Adoptar

Aunque siempre supimos que los poderes políticos, entrelazados con las mafias iban a impedir que se sepa la verdad, asumimos ese riesgo institucional y tan sólo mostramos a la Justicia testimonios, pruebas y fundamentos jurídicos que recogimos de todo un Pueblo llamado Añatuya y que lo involucran al sacerdote y a su hermana, en la trata de bebés en muchos casos puntuales.

La única acción procesal de la causa, desde Octubre del 2005, fue encarcelar por 188 días a María Gerez, una mujer indigente que se animó a denunciar que María Rita Baseotto, le había sustraído su hija hace 19 años, con promesas de las monjas del Arzobispado de darle un “terrenito” para plantar su casilla. El terreno, ni la casilla, jamás fueron entregados.

La Iglesia Católica Apostólica Romana, deberá modificar esos conceptos que han venido desformando conciencias, en cuanto a que la adopción es un acto de caridad cuando en realidad es un derecho del niño. Ha logrado esta Iglesia crear verdaderos paradigmas tales como: “los niños se crían mejor, con familias pudientes”. Los ciudadanos deberán comprender que no se denuncia a la Iglesia, sino a miembros de ella, que se encaraman en sus estructuras para delinquir.

Los aspirantes a adoptar deben saber que la Ley de Adopciones tan sólo efectúa entregas legales de niños, en un 25% y que el 75% restante, lo administran bandas mafiosas, que con diferentes engaños les sacan los bebés a sus madres y que ésa, es la causa por la cual cada vez llegan menos bebés para dar en adopción… Y… que comprar un bebé, no es el modo de comenzar la relación con un hijo.

Pero si para nuestra Fundación Adoptar, probar lo que probamos penalmente y denunciar a Baseotto como lo hicimos, era una quimera inalcanzable, tan sólo nos resta decir que debíamos haber advertido, que nunca podríamos haber pensado que íbamos a ser: “más papistas que el Papa”.

Escribió Julio César Ruiz

Tal vez te interese: