El Tráfico de Bebés y la intermediación

Publicado el 14/05/2010 por Julio César Ruiz

Diario La Nación 14.05.2010

intermediaria

“No está funcionando bien el sistema de adopción en la Argentina. El problema es que los chicos de 0 a 2 años no pasan por los juzgados, no ingresan en el circuito legal, sino que se escurren por vías ilegales. Cuando decimos ilegales no estamos hablando sólo de tráfico de bebes, sino de circuitos en los que no existe la intervención previa del sistema judicial, como sucede con las adopciones directas y las intermediaciones”, dice el juez de familia Lucas Aón.

Se estima que el 95% de las adopciones son voluntarias, es decir que la madre elige dar en adopción a su hijo y a quién darlo. El otro 5% es no voluntaria, y se da como consecuencia de que los menores están expuestos a distintos riesgos y es un juez el que decide separar al niño de su familia biológica.

“Respecto de la cantidad de chicos que circulan por la ilegalidad, debemos decir que la Ley 24.779, que regula el instituto jurídico de la adopción, tan sólo efectúa entregas legales en un 25%; el resto, el 75%, es manipulación por mafias dedicadas al tráfico de bebes”, explica Julio César Ruiz, de la Fundación Adoptar, que funciona en Tucumán. La atención de esta fundación está direccionada al descabezamiento de las bandas, que azotan en primera instancia en las provincias del nordeste del país y el sudeste de Santiago del Estero.

El tráfico y la intermediación son los motivos fundamentales por los cuales los aspirantes a adoptar que optaron por la legalidad tienen demoras de hasta 10 años.

“El problema con la intermediación es que no figura como delito en el Código Penal. Este vacío legislativo es un problema grave. Sucede cuando la persona que hace de nexo entre la madre y los adoptantes lo hace a cambio de dinero, con medios disuasivos o de presión. La supresión de identidad es delito, porque anotan a un chico como si fuera propio”, explica Padula.

Desde el gobierno nacional, Lerner afirma que la actividad del Estado se incrementó muchísimo con respecto a la trata y el tráfico de chicos, y que se han hecho numerosos operativos en ese sentido. “Un problema grave son las adopciones que mantienen ciertas formas de legalidad, pero que llegan al juez sólo para que ponga la firma. Este es un problema más difícil, en el cual no es sencilla la persecución legal. Que sea un intermediario el que decida cuál es la mejor familia para un niño y no un juez va en contra de los derechos del niño.”


Tal vez te interese: