Instruir no es educar

Publicado el 17/11/2013 por Julio César Ruiz

Por siglos hemos estado equivocados creyendo que la escuela educa, cuando en realidad tan sólo instruye. Hemos puesto poca inteligencia en ello, de tal suerte que nos resultó más fácil encomendar tamaña responsabilidad a unas personas que tan sólo tenían que explicarles para qué sirve una tabla de multiplicar, si viernes se escribe con v corta, la altura máxima de los Apeninos, o la aplicación de los números romanos.

 A semejante desgracia, se sumó la inoperancia acostumbrada de cada gobierno que sin razón continúa llamándolo al poder político que lo ampara: Ministerio de Educación, cuando tamaña oportunidad era patrimonio de sus verdaderos protagonistas… los padres.

Quizá sea por eso, que la educación ha caído en manos del más fuerte de los compañeros, del que vende droga o alcohol en los boliches, de la inmoralidad de los gobernantes, de los pícaros, de los truchos, de los mentirosos y porqué no hasta de aquel, que por tener tan sólo unos pesos instala una escuela privada en donde dejamos de ser padres para convertirnos en clientes, situación nueva que ni siquiera advertimos o ni siquiera nos interesa saber, con tal que nuestros hijos estén seguros en una guardería carísima.

Deberíamos hacernos cargo de la educación de nuestros hijos, aquella que concebíamos como un sueño cuando nos casamos…tan sólo mostrándoles cuáles son sus derechos y responsabilidades, ya que si se lo inculcáramos de niños, jamás serían castigados cuando hombres, ni encontrarán padre y madre en cualquier lugar.

Escribió Julio César Ruiz


Tal vez te interese:

La SENAF (Córdoba) denunciada por el robo de bebé

Nota de Fundación Adoptar En la Argentina proliferan las mafias de todo tipo, color, especialidad y composición. Unas de ellas son las dedicadas a la compra venta de recién nacidos, sumamente exitosas por cuanto están conformadas por delincuentes comunes asociados
Leer Más

Se pregunta: ¿Quién soy? dentro del Senado de la Nación

El periodista Hugo Macchiavelli recibe un Diploma de Honor del Senado argentino por su libro ¿Quién Soy? que nos permite ingresar de su mano a más de 4.000.000 de personas que buscan su verdadera identidad de origen en nuestro país
Leer Más