La Trata y el Tráfico Humano en Argentina

Publicado el 07/11/2009 por Julio César Ruiz

El Tráfico Humano en la Argentina

“La corrupción abre puertas a la trata” http://www.rionegro.com.ar/diario/2009/09/11/1252637182186.php

Fue una de las definiciones en un encuentro binacional de diputadas. La reunión se realiza en Chile y participa una delegación neuquina

Mientras siguen desapareciendo niños, niñas, adolescentes y mujeres, sólo se muestran mentiras, en un escenario falso, hipócrita y manipulado por conveniencias personales e intereses de política sectorial.

Tampoco, nadie dice nada de los bebés que a diario desaparecen por pistas clandestinas de aterrizaje en Santiago del Estero, para ser distribuidos para cumplir roles de hijos al extranjero, o para incorporarlos en los delitos más aberrantes e inconfesable que una mente humana pueda concebir.

Para los “luchadores y referentes actuales contra la Trata y el Tráfico en Argentina”, los bebés pertenecen a un raro género excluido de la solidaridad y humanidad. O quizá sea por que dedicarse al tráfico de bebés no es redituable y para colmo altamente riesgoso.

boca_cerrada

En la Trata de Personas en la Argentina, a más de acciones personales en donde está absolutamente capitalizada y centralizada la gestión que el Gobierno desea mostrar y ostentar nacional e internacionalmente, no se observa que exista determinación política de terminar con la desaparición de personas.

En los Foros, Congresos, Reuniones, Encuentros, Talleres, a los que asistimos, siempre escuchamos, las cosas, que no por casualidad, todos sabemos y son de público conocimiento. Se ha naturalizado de tal manera el Tráfico Humano en la Argentina, y nadie lucha en la práctica sobre él, que nos hemos relajado, y resignado ante la desolación que nosotros mismos conocemos y nos cansamos de decir a los demás.

Hemos aprendido a co-existir con datos confusos, insuficientes, vacíos de conocimiento, sin reconocer siquiera la diferencia entre una mujer desaparecida y explotada con una fuga de hogar, lo que provoca, que ni siquiera sepamos con qué luchar, contra quién, para poder elegir las herramientas.

Últimamente nos quieren hacer creer, que hay que capacitar a la policía y que las fuerzas de seguridad, con estas pláticas persuasivas en tiernos talleres capacitadores, van a desistir de percibir los dineros millonarios que nosotros mismos decimos que ganan como sustentos paralelos provenientes de la prostitución y la explotación más vil de los humanos.

Tampoco sabemos quienes somos nosotros, las organizaciones no gubernamentales de la Argentina que seriamente luchamos contra este flagelo, por cuanto los referentes, en la práctica, son grupos de personas co-aptados de diversas maneras, elegidas por el Gobierno Nacional, para mostrar que en la Argentina se enfrenta a mafias de la Trata. Ellos, conforman una especie de “estirpe de intocables”, que quién se anime a hablar de ellos puede entrar en cualquier tipo de desgracia.

Tampoco la federalización de la Ley de Trata, ha demostrado ser una solución. Esa creencia, ya envejecida, obsoleta y miserable, que sirvió para ser, una vez más presas del tiempo y objeto de manoseo institucional o la mera creencia que la ley arregla todo.

Los umbrales de dolor ya son lamentables y no dejan margen para seguir “descubriendo”, frases rutilantes como que: “La corrupción abre puertas a la trata” como Gran Síntesis de un nuevo encuentro, ahora en Chile.

En el 2010 se está generando un Congreso Internacional sobre la Trata en Tucumán, Argentina, donde volveremos a ver la misma fotografía, en el escenario de siempre…Por un lado los que dicen que saben. Por allá, los otros, contando su dolor personal. Allá arriba los que ostentan que tienen la solución, obviamente siempre como propuesta intelectual… y en la platea, los oyentes que una vez más escucharemos qué mal que nos va.

En un lugar prominente, alguna autoridad gubernamental diciéndonos que ya inauguraron más oficinas sobre la Trata, que pusieron más patrulleros, o que habilitaron un teléfono para denunciar. Para el final, un profesional nos explicará qué tremendo es el daño y el dolor que sufre una persona traficada.

Para concluir:

En un país, serio, civilizado y ético, que políticamente tenga determinación de terminar con el tráfico humano, ¿alguien se podría bancar semejante acusación pública y no decir nada?

http://www.mdzol.com/mdz/nota/98949-Denuncian-que-Aníbal-Fernández-es-cómplice-de-la-trata-de-personas/

Escribió Julio César Ruiz

Tal vez te interese: