¿Qué piensa Juan Carr cuando piensa?

Publicado el 22/06/2012 por Julio César Ruiz

Dr. Juan Carr, como éxito personal, sería bueno que usted gane un Premio Nobel, pero, como médico, y por algo que haya contribuido a la sanación de alguna enfermedad incurable  por ejemplo.

Para el otro, el de la Paz, creo que debe moderar sus expectativas, ya que para lograrlo, se precisa mantener una relación de coherencia, entre lo que se dice, entre lo que se hace y la realidad que estimula la solidaridad de líderes, que las entregan espontáneamente al servicio de la gente.

Los derechos humanos doctor, son una materia cara y pendiente para los argentinos, por lo que nadie puede improvisar lo que se le viene en ganas cuando de hablar por un micrófono se trata.

Para no perturbar su vida agitada, y lograr una lectura rápida, vamos a decorar esta editorial, con imágenes periodísticas que sus dichos mediáticos, han provocado, erróneamente por cierto, en la opinión nacional e internacional.

PRIMERO El 04.10.2008, usted dijo:

… y por supuesto, se olvidó, o no conoce, que desaparecen un promedio de 12 bebés por semana, desde hace más de 50 años, del sureste de Santiago del Estero, una de las tres fábricas de recién nacidos que hay en Argentina, los cuales nunca más, vuelven a aparacer. Observe doctor, como hasta los mismos gobernadores de estas zonas lo reconocen…

Gerardo Zamora, gobernador reconoce el tráfico de bebés en su provincia

Gobernador Binner de Santa Fe, reconoce el tráfico de recién nacidos en su provincia

Dada la figura pública que usted ostenta, estas declaraciones son graves, cuestión que se magnifica, si esta ignorancia está compartida por los demás miembros de la red solidaria que usted preside.

Cuando un líder inventa una imagen social, o adecua su discurso al gobierno de turno, el riesgo es tremendo y puede confundirse, con el desapego de la realidad de políticos y funcionarios que hablan estupideces y luego se alejan pegados a las paredes y silbando bajito.

SEGUNDO El día 27.04.2012, usted dijo:

Dos meses después de sus desdichadas declaraciones, el 07.06.2012, el Dr. Eduardo Gomez Ponce, pediatra del SIPROSA Sistema Provincial de Salud de Tucumán, dijo:

Sorpresivamente, hoy, 22.06.2012, los tucumanos nos desayunamos con estos carteles pegados en las calles de la ciudad:

Como usted comparte con las autoridades de Tucumán, que no hay niños con hambre, queremos, que antes de venir a la provincia de Tucumán, usted se entere de lo siguiente:

1) Estas imágenes, las logramos gracias al Tribuno, un diario de otra provincia, ya que en Tucumán, no existe el periodismo independiente que sea capaz de emitir esta realidad.

2) Los niños en Tucumán, por sí no lo sabe, no tienen rasgos orientales, ni bellos cachetes, ni la sonrisa de la nena del cartel que promociona su visita…

22.000 niños de la provincia de Tucumán, esos a los cuales usted niega que les pase lo que le pasa, están muertos de hambre, con el estómago rebalsados de ácidos, por eso se ven de esta manera doctor.

Fabricio Vallejo, un niño de Tucumán, en lucha desigual con la desnutrición

3) Vimos en su cartel, pegada abajo, una leyenda que dice “robemos una sonrisa”….no se le vaya a ocurrir robarles algo a estos niños doctor, no porque no pueda hacerlo, sino que ya ni eso tienen para dar.

Son esos mismos niños, que han perdido hasta la sonrisa y han aprendido a no tener expectativas en algunas promesas mesiánicas de visitantes ocasionales…¿sabe porqué?… porque de esa manera, han logrado controlar, aunque más no sea sus frustraciones, doctor.

El día 23.06.2012, pasó el Dr. Carr por Tucumán, como es obvio, sin llegarse hasta donde están los pequeños escuálidos y los que tenemos memoria nos recordamos de las estadísticas que había dado antes, que nos obligan a preguntarle, en qué punto de su camino cambió de idea?

Informe de Red Solidaria

Por todo esto y por mucho más, cuando vemos su intervención por los medios nos preguntamos…Dr. Juan Carr, cuando usted piensa sobre cuestiones de tanta importancia…¿cómo lo hace?

Escribió Julio César Ruiz