Trata de bebé confesada por TV

Publicado el 12/05/2019 por Julio César Ruiz

Lo que no es adopción se llama apropiación

El objetivo de esta editorial es mostrar cómo la adopción está siendo reemplazada por la apropiación de niños y cómo esta modalidad de “hacerse de un hijo ajeno” se ha naturalizado de tal manera que en la conciencia popular es aceptada, aplaudida e incluso promovida publicitaria mente como paquete de buenos gestos y emociones populares que conmueven hasta las lágrimas en shows de dudosa humanidad. 

De ninguna manera pretendo valorar los sentimientos que exponen públicamente los partícipes de esta situación, sino mostrar cómo la población genera avales públicos para que personajes como este cantante, sigan creyendo que tienen el derecho de decidir quién es hijo de quién, cuestiones  que depende de la ley de adopciones y no de la voluntad de los particulares.

En las escenas que vamos a ver el autodenominado padre, muestra en presencia de millones de personas no tan sólo el rosto de una nena sino también toda la intimidad más crucial de la pequeña y de su madre biológica sin ningún tipo de compasión.      

Esta modalidad perversa se ha transformado, gracias al silencio de los buenos, al decir de  Martin Luther King en el apoderamiento de traficantes de bebés robados que comercializan no tan sólo para hacerlos cumplir roles de hijos en hogares diferentes al de sus orígenes sino para destinos inconfesables, tales como la:

Industria de la pornografía y la prostitución infantil, el desguace de órganos, el turismo sexual, para la mendicidad, para la utilización de sus genitales para el transporte de sustancias en sus genitales (mulas), para sexo oral en bodegones latinoamericanos y hasta para ritos satánicos dentro y fuera del país.

La indiferencia de todos los gobiernos desde la época colonial hasta hoy es clara, al punto que sustraer un niño, cambiarle la identidad, trasladarlo a cualquier lugar del mundo y entregarlo para ser utilizado como hijo no es delito de trata de personas en Argentina, es decir no posee tipificación penal.     

Este es el motivo por el cual la adopción como instituto jurídico en nuestro país, está desapareciendo como modo civilizado de ser mamá y papá. Ese es el verdadero motivo por el cual los trámites demoran tanto tiempo ya que por éste motivo cada vez llegan menos bebés a los Juzgados de Familia para ser dados en adopción.

Hasta este momento…:

Las entregas legales otorgadas por el Poder Judicial ascienden exclusivamente al 25%, el resto, el 75% son circulaciones a través de transacciones comerciales producidas entre particulares o por delincuentes con códigos mafiosos, asociados a funcionarios públicos que intercambian permisión por beneficios por tráfico de influencias, favores personales o políticos o coimas.

Mientras tanto crecen en cantidad por todas las redes sociales argentinas grupos de madres que reclaman el robo de sus hijos e hijos que quieren denuncian el robo de sus madres.

Ahora mire en el extracto de este video, cómo el cantante Ramón Lacube de 37 años de edad de Santiago del Estero una provincia que conforma el grupo de las 4 fábricas de recién nacidos de Argentina se alardea del favor que le hizo a su amigo.

Este cantante, sólo y sin esfuerzo alguno se coloca dentro del axioma jurídico que expresa que quien confiesa algo, libera a la contraparte de tener que probarlo, va, en palabras más simples: “A confesión de parte, relevo de pruebas”

Video Completo

Escribió Julio César Ruiz


Compartí este artículo




Tal vez te interese


Carta al Defensor Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes

El 07.10.2017, Julio César Ruiz, Presidente de Fundación Adoptar, por invitación de la Comisión Bicameral Permanente para la selección del Defensor Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes disertó en el Congreso de la Nación Argentina, dejando para esa próxima autoridad
Leer Más

Trata de bebés y los intendentes: Hoy Héctor «Pocho» Ibáñez

El Código Penal argentino condena tanto a delitos cometidos por acción como por acción por omisión, éstos últimos referidos a persona, que teniendo un deber legal de resguardar la seguridad, se abstiene provocando la ejecución, de lo que podría haber
Leer Más