Un reportaje sobre el tráfico y la trata de bebés en Argentina

Publicado el 06/12/2009 por Julio César Ruiz

Julio César Ruiz – Fundación Adoptar de Argentina

¿Desde cuándo ustedes creen que existe el tráfico de bebés en la Argentina?

La pregunta, amplia por cierto, está relacionada indiscutiblemente con que revisemos una pequeña mirada sobre la Adopción en Argentina.

Dalmacio Vélez Sarsfield, cuando confecciona nuestro Código Civil, no regula la adopción, por cuanto, dice, pertenecen esas cuestiones a la Iglesia y corresponden a la caridad, no al Derecho.

Esa es la manera y el motivo, por el cual, la Iglesia comienza a disponer esta cuestión. Recordemos, que en la época no existían Registro Civiles y los niños y niñas se inscribían como nacidos, en las Parroquias o Conventos cuando concurrían eran llevados por sus padres para ser bautizados.

La Iglesia de este modo y por estos motivos, comenzó a administrar la caridad, entiéndase por ello la intercesión para que madres humildes, entreguen sus hijos a las llamadas por ellos “familias pudientes” bajo consignas tales como “los niños se crían mejor con familias pudientes”, rompiendo con ello, los criterios habituales y humanos, como que en realidad los hijos se crían mejor con sus madres y padres.

Este quizá sea uno de los motivos fundamentales, por los que se observará siempre, ligado al tráfico de bebés a miembros de la Iglesia, pero, en una etapa moderna, en la cual, el “negocio” más rentable al que apuntan, no es el dinero, sino “el tráfico de influencias”. En este sentido, alguna vez haremos una nota sobre cómo, porqué y los motivos de la creación del Arzobispado de Añatuya en Santiago del Estero.

Esto significa, tener poder por sobre los “hijos” que les consiguieron a esos ricos, famosos o poderosos o simples adquirentes. Imaginemos por un instante, si algún adquirente de estas características, podría negarse a algún pedido, de cualquier tipo de estos miembros eclesiásticos, cuando requieren ayudas, por supuesto no para ellos, sino para sus “misiones eclesiásticas” casualmente para los “humildes”.

Como era de imaginar a este tipo de propuesta, se van sumando, luego, la inefable asistencia de mafias que compran en ese mercado, absolutamente dispuesto y concientizado que dejan a su perfecta disposición con mamás y toda una sociedad que ve con naturalidad la entrega de sus hijos, por supuesto, por el trabajo espiritual conseguido. Un simple recorrido y conversación con las familias de la zona, nos dará la razón.. Los traficantes, también con la venía general, explotarán sin mirar a quién, cuando de su lado tienen la pobreza, la necesidad y la desesperación, casualmente de esos humildes, que el Clero, debía haber protejido.

Esa es la gravedad y verdad más cruda y tremenda del tráfico de bebés en Latinoamérica. Y tan sólo decirlo, y más aún denunciarlo, tiene un costo tremendo, incalculable, pero, inexorablemente, ya está probado en Añatuya, que semejante tráfico humano de nuestros más pequeños es gracias a la factibilidad que otorga, el “carenciado” Arzobispado, junto a la miseria, fueron los causantes de esta tragedia humana de estos últimos dos siglos.

La Fundación Adoptar pudo probar, no sólo ésto a nivel material, sino también judicialmente, denuncias éstas, que pueden leerse en nuestra página Web.

Las bandas, que aportan bebés al mercado internacional están conformadas, por las dos fuentes o fábricas de bebés en Argentina, como es las provincias del Nordeste y el sureste de Santiago del Estero.

Están conformadas por monjas, sacerdotes, abogados, parteras, médicos, funcionarios del Registro Civil, funcionarios judiciales, dueños de hoteles, con el total conocimiento y anuencia del Arzopispado de Añatuya, que conoce además que estos pequeños, son sacados de nuestro país, por las 12 pistas clandestinas, que están funcionando y que pueden operar gracias al conocimiento de ellos.

Ha sido tan grande la influencia social que ha generado el condicionamiento “espiritual” que tiene el Arzobispado de Añatuya en la gente pobre y los no tan pobres, que el 70% de la población de Añatuya, de 18.000 habitantes, en Santiago del Estero, está involucrada en el tráfico de bebés, por acción u omisión, ya como compradores, como vendedores, como captadores, como intermediarios o como “fabricantes”.

Añatuya, es cabeza del Departamento Taboada en Santiago del Estero y cuenta para los fines del tráfico con algunas características importantes como:

Es una zona que por una rara composición de razas, en donde los niños y las niñas son en general rubios de tez blanca. En el mercado tienen precio según sea nena o nene, rubio o morocho.

También es geográficamente una provincia muy grande, sin controles en sus fronteras.

Asimismo tiene repartidos por todo el territorio infinidad de Jueces de Paz que son los que blanquean fácilmente los “papeles”.

¿Cuántos bebés son traficados cada año?

Las cifras que manejamos a partir de nuestras investigaciones, están relacionadas con la desaparición de 12 bebés por semana, nada más que del sureste de la provincia de Santiago del Estero.

Cabe recordar que en cantidad es superada por la primera fábrica de bebés de la Argentina que es a región Nordeste del país.

¿Existe una organización o son varias? ¿Hay personas denunciadas y presas?

Existen aproximadamente 12 organizaciones mafiosas, perfectamente identificadas por nosotros a quienes en dos denuncias penales, informamos sobre el accionar de estas bandas, incluyendo sus nombres, apellidos, metodologías y todos los datos que se precisan para la persecución de los delincuentes.

En realidad, aún no hemos presentado la tercera denuncia penal que la tenemos lista, por cuanto hemos advertido, que no existe seguridad jurídica, toda vez, que las autoridades judiciales de la zona, esperan nuestros escritos para modificar las pruebas en forma instantánea.

Otro de los motivos por los cuales no continuamos efectuando las presentaciones que mencionamos, es que cuando lo hicimos, inmediatamente meten presas a las mamás que se animan a denunciar.

En videos de nuestra Organización, se podrá observar, por ejemplo el caso de María Gerez, que por denunciarnos que María Rita Baseotto, hermana de monseñor Baseotto, hace 20 años le sustrajo su hija, fue metida presa 188 días, con una causa inventada. María Gerez, tuvo que soportar en ese tiempo, la violación de todos los policías de las comisarías de la zona.

¿Cuáles son las causas judiciales abiertas más recientes por este tema?

Respuesta: Las únicas causas abiertas en estos momentos son las que presentó la Fundación Adoptar, que pueden leerse en nuestra página Web. A pesar de que el Juez Mansilla determinó la inocencia de todos los denunciados por nosotros, sin siquiera haberlos llamados a declarar. No obstante, el Fiscal de Cámara de la Provincia, devolvió el expediente para ser revisado, en orden a que carece de las investigaciones correspondientes.

¿Cómo funciona el tráfico, cuáles son los pasos de esta práctica?

Las 12 bandas se han dividido el trabajo. La actividad de todas y de cada una se inicia con los captadores, son especies de agentes sociales, que recorren los lugares detectando embarazadas, tengan la edad que tengan.

De allí en más, las metodologías dependerán de la metodología de la banda que haya captado a esa mujer o niña.

Para decirlo de un modo ordenado, las bandas, por sus procedimientos las podemos identificar como:

a) Bandas hospitalarias: Están compuestas por miembros del Hospital Regional de Añatuya, que generan todos los mecanismos para la extracción del bebé a través de los elementos que tienen a mano, desde la no inscripción de la llegada al nosocomio de la parturienta, hasta el cambio del bebé por un cadáver, para el caso que la madre se haya negado a darlo.

b) Bandas hoteleras: Cualquier persona puede radicarse en un hotel de la zona, inmediatamente es contactada por el propio conserje y luego de pagar el precio, en una semana puede irse con el bebé con o sin papeles. Les llamamos hoteleras, por cuanto se trata, generalmente de niñas, que los dueños tienen cautivas, las prostituyen, las utilizan para la limpieza del hotel y las embarazan. En las mismas instalaciones, el pasajero tiene a “su hijo” pariendo en el sótano del mismo lugar de su residencia provisoria.

c) Bandas itinerantes: Son bandas que se dedican a sacar de la zona y llevarla a otras provincias a la mujer embarazada, casi por parir. La muestran a los adquirentes, para generar certeza, con ello perciben el 50% del costo y la parturienta tendrá un dinerillo y la seguridad de que le pagarán todo el nacimiento. Cuando la mujer es remisa a darlo, le prometen una bolsa de harina, $ 50.-, ropa para sus otros hijos mayores, y la certidumbre total que cada seis meses se lo traerán para que vea que el niño está bien.

d) Bandas de conventos: Tienen estructuras muy importantes, no sólo en tamaño, sino en gestión espiritual. Se trata de la infraestructura edilicia de más de 30 habitaciones pequeñas en donde la asisten a la parturienta, quién tendrá comida, asistencia de todo tipo pre y post parto. En esa suerte de internaciones, les lavan la cabeza, sobre esto que ya dijimos. Le crean culpas de que sus hijos se criarán en el barro, no podrán educarse, etc.

Para el momento del parto, las monjas ya tienen al adquirente. Repetimos ellas no perciben dinero, sino llevan una especie de guía actualizada de los adquirentes para pedir colaboraciones. A más de esto, por supuesto, muestran una bolsa y piden “lo que sea la voluntad”.

e) Bandas judiciales: Tienen el poder de generar denuncias, que llaman anónimas con las cuales, sin dar explicaciones les sacan los bebés a los que ellos han detectado como pasibles de ello. Entendemos que el caso de Yolanda Vázquez, es terminante, cuando denuncia la sustracción, por parte del Poder Judicial de la zona (defensoría de menores) de tres de sus hijos el mismo día. Video

¿Cuánto se cobra un bebé en la provincia?

La producción de bebés es tan importante, en calidad y cantidad, como dijimos más arriba, que hay para todos los gustos y la capacidad monetaria del adquirente. Es decir, hay para todos. Las sumas van desde $ 5.000, $ 10.000 hasta 90.000 euros, según sea el tipo de banda que se apropió de la parturienta.

La madre, generalmente recibe unos pesos, una bolsa de harina, ropa usada, o las viviendas evolutivas, una forma de promesa de vivienda que consiste en la construcción de una pared por cada bebé que entregan.

¿Es verdad que llevan a las embarazadas a parir a otras provincias?

Este es un sistema que la Fundación Adoptar lo viene denunciando hace cuatro años y operan de esa manera, es decir se exponen menos trasladando a la embarazada, que con un bebé en el vehículo que transporta. Llegada a la ciudad extraña, la internan y el niño, directamente, con connivencia de profesionales lo inscriben bajo nombre de los adquirentes.

Para zafar en algunos casos, el marido comprador, tiene preparada la confesión para con su mujer de que en realidad, le fue infiel y tuvo este bebé (que es de él) con esta mujer y que por razones de humanidad, la trajo a parir a su provincia. Jamás asistimos a un perdón tan rápido, sin lágrimas y sin lamentos de la esposa adquirente.

¿Es verdad que la Dirección de Niñez provincial detectó más de una veintena de irregularidades en trámites de adopciones en los últimos tiempos?

Si, puede ser y para la estadística ni para la operatividad de la detención de los implicados sirve este aporte, toda vez que esta veintena que dicen existirían, tan sólo se refieren a las faltas de atención de los funcionarios judiciales, que tuvieron el descuido de inscribir en los registros casos judicializados por “error”.

Es decir, nadie, en ningún país del mundo tiene unas estadísticas registrada del delito, por lo que las bandas de los funcionarios judiciales tienen opciones, como los delincuentes comunes, de la vía ilegal, para que nada quede registrado.

Pero el torrente o caudal más importante, casualmente no es registrarlo, sino a nombre directo de los padres adquirentes. Esto es directamente a nombre del adquirente, en el nosocomio de salud, en el mismo instante de la parición.

El adquirente, que reconoce haber tenido relaciones sexuales con esta pobre mujer, procede a la inscripción por cuanto, ISO Facttum es perdonada su andanza amorosa o sexual por la mujer, que luego también lo reconoce en la partida de nacimiento, a pesar que hace su hijo a lo que fue la piedra de la discordia, o al menos la prueba de la infidelidad.

El gobierno de Santiago del Estero hace muestras públicas, de cambios espectaculares pero para que nada cambie, como esta pomposa intervención de la Dirección de Niñez.

Otra fue la explosiva declaración de colocar los Registros Civiles, en los Hospitales, que en realidad nunca entendimos para qué, por cuanto no depende la inscripción de los bebés recién nacidos de la cercanía o lejanía del registro, medidos en metros o cuadras, sino del destino que se le quiera dar al bebé. Es decir, una de las trampas, está en no realizar el ingreso al hospital de la parturienta, por lo que como “no hay nacimiento” nunca tendremos la necesidad de utilizar el registro civil que está en el hall del nosocomio.

Lo que sí prácticas como éstas, han resuelto uno de los problemas que tenían las bandas, que antes debían trasladarse siete cuadras para realizar los papeles, y ahora los tienen a dos pasos, en el propio hospital.

Los bebés se venden con papeles o sin papeles, según sea el destino y para qué.

¿Saben de otras provincias donde ocurra lo mismo?

La primera fábrica de bebés de Argentina está en las provincias del nordeste del país. Juan Solanas, hizo su película, Nordeste, rodándola en la zona y mostrando cómo una francesa viene a nuestro país a comprar un bebé. La segunda en Santiago del Estero, cuya cabeza es el sureste, que involucra a Añatuya.

No decimos que en las demás provincias no hay tráfico, lo que decimos, que en el resto hay entregas, que no alcanzan esta magnitud, pero en el resto de las provincias la circulación de bebés tiene relación con pedidos, gauchadas, y pequeños involucramientos de profesionales. En las dos fábricas, por el contrario, todo está listo, como en un tobogán, para que en una semana el adquirente se vaya o lo extraiga al bebé. Todo es funcional a esa desaparición sistemática de bebés.

¿Vienen extranjeros a comprar bebés a Santiago?

Por supuesto, pero si son muy importantes mandan testaferros o representantes. No olvidemos que los registros civiles de la zona entregarán los papeles a nombre de quién se desee. La mayoría de los adquirentes de niños para cubrir roles de hijos son los españoles, de allí la importancia que tuvo el premio del Rey Juan Carlos que recibió el Grupo Clarín por nuestras investigaciones en Añatuya.

¿Presentaron sus denuncias en otros países?

Desde el punto de vista jurídico es imposible este hecho judicial. No podemos presentar nuestras denuncias en otros países.

Lo que podríamos haber hecho es presentarlas en Tribunales Internacionales, pero es difícil para nosotros, que somos una organización no gubernamental pequeña, que no recibe subsidio ni subvenciones de ninguna naturaleza.

¿Nos podrías hacer una síntesis de todo esto que hablamos?

Todas estas informaciones, que acuñábamos en soledad y surgidas de nuestras investigaciones, como por ejemplo que la ley 24.779, que rige el instituto jurídico de la adopción en nuestro país, tan sólo efectúa entrega en un 25% y que el resto el 75% es por tráfico, fueron corroboradas públicamente por el propio gobernador de Santiago del Estero, cuando públicamente expresó: De cada 10 niños que nacen en la provincia de Santiago del Estero, tan sólo se registran 2 ó 3”. Luego de esos comentarios, expuestos el 01.05.200, nunca efectuó ningún tipo de seguimiento.

Decimos que esto es fácil de solucionar, toda vez, que el 80% de los casos de tráfico involucran a empleados públicos, por lo que si existiera determinación política, con un sumario administrativo este calvario terminaría.

¿Por qué a pesar de todo esto que explicas tan claramente, ninguna autoridad, ni incluso la Presidente de la Nación tomaron cartas en el asunto?

Fundación Adoptar estuvo el 26.08.2007 con la entonces senadora Cristina Fernández mostrándole pruebas de la magnitud de lo que denunciamos, a pesar de las promesas de su equipo que iban a tomar contacto pleno con nosotros, eso jamás ocurrió.

El tráfico de bebés, ha generado una suerte de tráfico de influencias que no puede, a pesar de ser Presidenta de la Nación Argentina, denunciar o exponer con esas denuncias a famosos, ricos y poderosos, incluidos jueces y funcionarios de todos los rangos imaginables, que gracias al tráfico consiguieron “un hijo”

Quedará para otra nota también, algunas consideraciones, sobre si la mayoría de los bebés van a parar, casualmente a esas “familias pudientes”, o las industrias de la pornografía y la prostitución infantil, al tráfico de órganos, a la mendicidad y otras tropelías inhumanas a las que son sometidos desde pequeños.

Escribió Julio César Ruiz

Tal vez te interese: