Los pedófilos son personas de apariencia normal

Publicado el 10/11/2010 por Julio César Ruiz

César Homero García Alvarado, alias “Songoku” Distribuía pornografía con niños, niñas y adolescentes

Saltillo, Coah.- Más de 300 videos repletos de pornografía infantil fueron los que la Fiscalía General del Estado encontró en los archivos de la computadora de César Homero García Alvarado, los cuales podrían mostrar contenidos sexuales de niños de Coahuila.

César era una persona de apariencia tranquila y con escasa vida social. Quienes venden pornografía infantil tienen semejanza con un violador.

Los pedófilos y pederastas actúan de diversas maneras para conseguir niños y niñas, con la finalidad de abusar de ellos, integrarlos en una red de prostitución infantil o para elaborar pornografía.

En el caso de quienes venden y comercializan las imágenes que se obtienen de esta explotación sexual de los niños, las características de personalidad son similares a quien incurre en la violación o tortura de un menor.

César Homero García Alvarado, alias “Songoku”, fue detenido, por figurar como uno de los principales contactos de Enrique Alonso Rodríguez quien procesaba el material de pornografía infantil consistente en clips de videos del tipo “PTHC” (que por sus siglas en inglés significa Sexo Duro o Violento con Pre Adolescentes o Impúberes) para su edición y comercialización por medio de foros pedófilos en internet.

De acuerdo a su perfil psicológico, César García era una persona de apariencia normal, era tímido, callado, retraído, con una vida social discreta o nula.

Trabajaba como técnico en electrónica en una empresa local. Tiene una familia y dos hijos, uno de 8 meses y otro de 3 años de edad.

Por todo ello, es importante saber la importancia de conocer la forma de actuar de este tipo de delincuentes para mejorar la seguridad de los niños.

Tanto los padres y educadores como los niños deben conocerlas.

Las características de cualquier pedófilo, que pueda estar en nuestro entorno incluso, sin que podamos percibirlos, entre otras, son las siguientes:

En la mayoría de los casos son simpáticos, compradores, demuestran confianza.

En más el 99% de los casos se trata de varones.

En el 70% de los casos superan los 35 años de edad.

Con frecuencia buscan trabajos o actividades que les permitan cercanía con niños.

Su nivel social es medio o medio a alto.

En el 75% de los casos no tienen antecedentes penales.

Su nivel de reincidencia es altísimo, aun después de ser descubiertos y condenados.

No suelen ser conflictivos en la cárcel y muestran buen comportamiento.

No reconocen los hechos ni asumen su responsabilidad.

Comúnmente están bañados de una personalidad perversa, que los hace gozar con el sufrimiento de la víctima

Normalmente tienen una familia a su cargo, y con frecuencia hijos.

Utilizan presiones de tipo moral, espiritual y de toda índole para lograr la impunidad en el abuso contra el niño.

Luego del primer abordaje físico, lo culpabilizan al niño, que angustiado no sabe a quién recurrir, se retrae y cambia notoriamente de estado.

En más del 90% de los casos se trata del padre, el tío o el abuelo de la víctima.

Escribió Julio César Ruiz


Tal vez te interese:

Zaffaroni un delincuente de ley

(Al pie hago una síntesis no jurídica de la sentencia bestial de este monstruo para comprensión de las personas de mi barrio que más saben de humanidad que de derecho) Eugenio Zaffaroni un delincuente calificado por el conocimiento, que ha
Leer Más

No hables con extraños…

Muchos padres, conversamos con nuestros hijos, quizá desde muy pequeños, pretendiendo ayudarles a crear una especie de cordón de seguridad que los proteja, estimulándolos esencialmente a utilizar recursos propios inculcados por nosotros para que tengan herramientas para defenderse o tomar
Leer Más