Patricia…una de millones de madres sin pañuelo

paty

Quién es y a qué se refiere Patricia Giménez de la provincia de Mendoza, Argentina en este video que hizo público

Es una joven mujer que se animó a denunciar que hace 31 años, le arrebataron a su hija recién nacida en el hospital Lagomaggiore de Mendoza de la República Argentina, provincia ésta señalada por Fundación Adoptar como cabecera de la zona de Cuyo, territorio infectado de mafias dedicadas a la compra venta de recién nacidos. “En Mendoza se venden bebés según el color de piel y el tipo de pelito”

Patricia, ha logrado, con la difusión personal de su historia conmover a cientos de mendocinos y atraer a mujeres signadas por el dolor de haber perdido por apropiación sus hijos recién nacidos. Patricia busca tan sólo saber la verdad sobre lo que ocurrió con su pequeña hija Andrea el 3 de agosto de 1984, al momento de nacer, ya que le dijeron que la beba había fallecido, aunque sostiene que se la arrebataron. Si usted desea conocer en profundidad el caso de Patricia puede hacer click en: FUENTE

De porqué la historia de Patricia puede transformarse en la historia de cualquier persona

En la República Argentina se calcula que existen más de 4.500.000 personas que buscan su verdadera identidad de origen. Dada la complicidad de las autoridades de todos los ámbitos de los tres poderes en esta materia, no se pueden señalar cifras precisas, pero la cantidad de personas mencionadas no incluyen los que fueron niños argentinos robados que sin saberlo están repartidos por todo el mundo.

Las prácticas que Patricia relata en el video no son excepcionales sino antiguas y permanentes que ocurren en Argentina y Latinoamérica y que se han naturalizado de tal manera que prácticamente están haciendo desaparecer el instituto jurídico de la adopción y reemplazado por la apropiación/adoptiva de los bebés de niñas, adolescentes y mujeres solas o pobres pero siempre en estado de vulnerabilidad y embarazadas. En principio y tan sólo en principio este sistema de sustracción y sustitución de identidad de recién nacidos, no sólo cuenta con el amparo de los gobiernos sucedidos desde la colonización, sino con la invalorable creatividad y bendición de la la iglesia católica, apostólica y romana, que desde siempre ofreció este sistema como un servicio caritativo para favorecer a mujeres llamadas “de bien” o “pudientes” que quieren ser madres y no pueden.

Es así como se ha desvirtuado de tal manera la adopción como instituto jurídico que las cifras que arroja la realidad es alarmante: En Argentina, las entregas legales por adopción de bebés ocurren tan sólo en un 25%, el resto, el 75% corresponden a circulaciones de recién nacidos por transacciones comerciales de bandas mafiosas conformadas por delincuentes comunes asociados con funcionarios públicos.

Escribió Julio César Ruiz

¿Encontraste lo que buscabas?

Caso contrario, intenta escribiendo tu busqueda en el recuadro de abajo