Adolfo Rubinstein: Ya no se mata como antes

Publicado el 27/06/2018 por Julio César Ruiz

El personaje de la imagen podríamos llamarlo “Adolf” Rubinstein es médico “de familia” y Ministro de Salud de la Nación Argentina quien justifica públicamente su posición a favor del aborto, explicando que en realidad ya no se mata como antes, que ahora los abortos no se hacen con cucharita sino con la cánula de una aspiradora o con un compuesto de dos medicamentos que aún “en Argentina no están autorizados”.

El nivel intelectual por el que ha recorrido la discusión de semejante tema da por tierra cualquier posibilidad de que nuestros jóvenes vivan y se desarrollen en un país con sentido común, con educación con pensamientos constructivos para una mejor calidad de vida, donde aún las autoridades siguen creyendo que la educación sexual de nuestros hijos debe proveerla la escuela, cuando es un derecho/deber de la mamá y el papá de cada hogar.

El ejemplo de ello lo plasma este médico argentino, que con una sonrisa propone matar a un niño como solución a lo que llama “un problema de salud pública”, sin advertir, que la mayoría de la población resuelve a diario esta cuestión comprando preservativos y explicándole a sus hijos como se llega de manera más conveniente a un encuentro sexual.

Un funcionario responsable de la salud pública que nos toma por boludos interpretando que la sociedad está dividida entre los que cargan pañuelos verdes y los estúpidos.

Video de la explicación inexplicable

Escribió y editó Julio César Ruiz


Tal vez te interese:

Poder Judicial de Tucumán…una tribu impenetrable, salvaje y familiar

La corrupción del Poder Judicial de Tucumán está en boca de todo el país, pero pocos conocen el nivel de amenaza institucional que generan sus decisiones y cómo el estado de descomposición, cada vez más degradante de esta administración impacta
Leer Más

Más de 270 días sin reconocer

  Siempre, casi todos los días me pregunto que quedó en mí de aquella gran aventura que viví por más de 270 días dentro de aquella mujer. Dentro de alguien que sin conocerme, compartió conmigo su sangre, su respiración, su
Leer Más