Por qué demoran los tramites para adoptar

El discurso oficial dice que las demoras están relacionadas con la burocracia que impone la ley de adopción y esta es una vil mentira.

Este relato está construido, no tan sólo para confundir sino también para encubrir que en Argentina de las 24 provincias, hay 13 en las que se compran y venden recién nacidos con total impunidad.

Los funcionarios argentinos por acción o por acción por omisión son cómplices de esta situación.

Argentina es cómplice de la entregas de recién nacidos a las industrias de la pornografía y la pornografía infantil, el desguace de órganos, la utilización de sus genitales para el traslado de sustancias peligrosas, de la utilización de bebés en roles de hijos para familias de dentro y fuera del país y hasta para ritos satánicos.

Las adopciones demoran, no por burocracias de la ley sino por que las entregas legales alcanzan tan sólo al 25%, el resto, el 75% son circulaciones y transacciones comerciales de mafias, conformadas por delincuentes comunes con funcionarios públicos, establecidas con toda impunidad en las provincias de: Chaco, Corrientes, Formosa, Entre Ríos, Santa Fe, Salta, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, San Luis, San Juan y Mendoza.

Dada estas condiciones las demoras para las personas que optan por la adopción y respetan la ley son cada vez más largas, ya que el mercado negro propende a que cada vez llegan menos bebés a los Juzgados de Familia para ser dados en adopción.

Si le quedaron dudas, se las aclaro, cómo será que los funcionarios de todos los niveles son funcionales a la compra venta de bebés en Argetina, que aún hoy año 2021, no es delito robarse un niño.

Todo, absolutamente todo, está preparado, oficialmente para que nuestro país esté internacionalmente comprometido en la provisión de niños, como materia prima para los rubros mencionados y destinos inconfesables, que usted…ni siquiera se imagina.

Escribió Julio César Ruiz

¿Encontraste lo que buscabas?

Caso contrario, intenta escribiendo tu busqueda en el recuadro de abajo